PD América

En el vídeo se muestran las escenas de un salvaje que golpea y patea a su esposa en el estacionamiento del edificio en el que viven, las escenas fueron captadas por las cámaras de seguridad y son espeluznantes, ella intenta huir, pero él no se lo permite. Minutos después él baja en el elevador y recoge el cuerpo ensangrentado y sin vida de ella, estas imágenes de no han sido difundidas.

La grabación en blanco y negro de la noche del 22 de julio, transmitida por primera vez el domingo en Fantástico, un popular programa de televisión, se ha repetido una y otra vez en los medios brasileños. Las imágenes gráficas, golpe a golpe, de cómo es la violencia doméstica desafían la noción generalizada de que no hay que "meter la cuchara" en peleas maritales. (México sufre la peor ola de violencia de los últimos años)

También dio pie a un debate nacional sobre el abuso doméstico en Brasil, donde casi un tercio de las mujeres afirman haber sufrido ataques violentos. Según una encuesta nacional de 2017, más de la mitad de los atacantes eran sus parejas actuales o anteriores.

"El video refleja justamente los niveles de violencia que hemos estado documentando", dijo Maria Laura Canineu, directora para Brasil de Human Rights Watch. "Lo que Brasil debe aprender es que la mayoría de estos casos pueden prevenirse. Es muy inusual que un asesinato sea la primera ocasión en que haya violencia".

"Es triste, pero quizá algo tan brutal como esto haga que la gente despierte ante la realidad de la violencia doméstica", dijo. "Quizá la movilice".

Juliete da Silva Oliveira, una empleada de limpieza de 24 años, está de acuerdo. Da Silva cuenta que la policía se rio de ella cuando trató de presentar una orden de restricción contra su exnovio, quien le dejó amenazas de muerte en el teléfono cuando trató de dejarlo. La policía desestimó su preocupación y le dijo que era normal que los muchachos se enojen cuando los dejan.(Monedero se “confunde” con el franquismo y le trituran por lo que oculta de Venezuela)

"No tiene mi nueva dirección, pero todavía tengo miedo de caminar sola", dijo. "Tal vez ahora la gente entienda lo aterrador que es".

Seguir leyendo en la versión en español de The New York Times