Andalucía
Susana Díaz con Ximo Puig (PSOE). EF

Los gobiernos de Andalucía y la Comunidad Valenciana se han opuesto a lo largo de la jornada de hoy que se apruebe el cupo vasco sin tener en cuenta al mismo tiempo un nuevo modelo de financiación para el resto de autonomías.

El Gobierno andaluz ha defendido que sería «deseable» que el cupo vasco se discuta «al mismo tiempo» que el nuevo modelo de financiación de las comunidades de régimen común pues esto, ha agregado, «es lo que conviene a Andalucía».

Más contundentes, por su parte, han sido desde Valencia, donde el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha subrayado la necesidad de abordar la fase final de negociación para la reforma del modelo de financiación autonómica y ha indicado al respecto que «no tendría ningún sentido que se aprobara el cupo vasco y no se aprobara el nuevo sistema de financiación».

«De forma conjunta»

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, ha recordado que el Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió en la Conferencia de Presidentes a presentar antes de que termine el año un nuevo modelo de financiación, a la par que ha insistido que en este marco «sería deseable que el cupo vasco se discuta de forma conjunta con el modelo de financiación autonómica».

Así, ha confiado en que ahora que las comunidades se van a pronunciar sobre el informe de los expertos en financiación, «el Gobierno central se dé prisa y nos siente a las comunidades para empezar a negociar» un nuevo modelo de financiación que para Andalucía «es fundamental».

«No aceptamos desigualdades», ha sostenido el vicepresidente del Gobierno andaluz, quien también ha urgido al ministro de Economía.

«No tendría sentido»

Así se ha pronunciado Puig en declaraciones a los medios en Orihuela (Alicante), al ser preguntado sobre la postura de Compromís, que anunció su voto en contra del cupo vasco por «rebeldía», al considerar que representa la desigualdad de la financiación autonómica mientras no se ejecuta el cambio de modelo para el conjunto de las regiones. El PSOE, por su parte, votará a favor.

Para Puig, «en estos momentos es fundamental que se aborde esta fase final de negociación de la financiación autonómica» y cumplir con el compromiso al que se llegó en la Conferencia de Presidentes de enero de que "«en 2017 debía estar resuelto el cambio de financiación».

«No tendría ningún sentido que se aprobara el cupo vasco y no se aprobara el nuevo sistema de financiación, no tendría ningún sentido», ha dicho.