Andalucía
Patricia Ramírez, madre de Gabriel Cruz, desaparecido el 27 de febrero de 2018 en La Hortichuela. AC
El tipo se presentaba en su trabajo, en tiendas, en su casa y escribía mail a los compañeros de la mujer. Hasta cuatro jueces se han pronunciado sobre su obsesión

La búsqueda del pequeño Gabriel Cruz, desaparecido el pasado martes en Las Hortichuelas (Níjar), continua este 3 de marzo de 2018, sin obtener ningún resultado positivo por el momento.

A los diferentes dispositivos de los días anteriores se sumó este viernes el escuadrón de Caballería de Valdemoro, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y agentes de la científica.

Han peinado balsas, pozos, aljibes... en uso, así como también en desuso, y vuelta sobre sus pasos, ampliando cada vez más el radio de búsqueda, sin hallar ningún rastro ni ninguna pista que pueda ayudar a localizar al crío.

Este sábado también se suma al operativo un equipo de montaña de Sierra Nevada de la Guardia Civil para analizar los acantilados de la zona.

También rastrea por mar el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil y el barco del servicio marítimo.

"Ya no quedan balsas de agua ni pozos que no se hayan mirado en 8,77 kilómetros cuadrados de área desde donde desapareció Gabriel".

TARADOS Y DESAPRENSIVOS

Patricia ha estado sufriendo una serie de llamadas que en nada están ayudando ni a encontrar a su hijo ni a mitigar su dolor.

Cuenta David Lozano en 'Es Diario' que videntes, pistas falsas o comentarios nada afortunados han llegado a casi colapsar el teléfono móvil de la desolada madre de Gabriel.

Las autoridades han pedido explícitamente que no se realicen llamadas personales y que lo hagan al número de teléfono habilitado a tal fin: 11 60 00.

Revela David Lozano que una llamada que irritado especialmente a la Guardia Civil,  por lo macabro y desalmado de su contenido, ha sido la de un falso vidente que se ha ofrecido a la familia para localizar a Gabriel: "tu hijo está en una balsa, ahogado... puedo localizarlo".

Han sido muchos los bulos que se han difundido hasta ahora como el de la inexistente furgoneta blanca que se habría llevado al menor o la existencia de testigos del supuesto secuestro.

Los responsables de la investigación insisten que este tipo de bulos "pueden poner en riesgo y en peligro la operación".y que se tomarán medidas contra los tarados y desaprensivos que las hacen.

EL TEMOR DE LA MADRE

Patricia Ramírez, la madre del pequeño Gabriel Cruz desaparecido desde la tarde del martes 27 de febrero de 2018 en La Hortichuela y al que se sigue buscando sin descanso, vivía con temor desde el verano de 2016.

Cuenta Cruz Morcillo en 'ABC' que en esa época cuando Diego Miguel F.A., de 40 años y vecino de Antas (Almería), empezó a acosarla. Este individuo fue detenido el miércoles por la noche por la Guardia Civil y ayer fue interrogado por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) llegados desde Madrid para apoyar las pesquisas.

El arresto se relacionó en principio con que Diego Miguel manipuló la pulsera telemática que le obligaba a estar localizable por orden judicial desde noviembre y le impedía acercarse a la madre del pequeño.

Esa es la versión oficial, de momento, si bien los investigadores tratan de averiguar si este hombre, que sufre un trastorno mental, está detrás de la desaparición del niño de ocho años y si el hecho está relacionado con una venganza hacia la mujer.