Andalucía
Mario Jiménez con Susana Díaz. PS

Son más un circo que un partido político. La difícil convivencia interna entre el PSOE y el PSC ha registrado una nueva sacudida ante la inminente aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía de Cataluña.

Frente a la equidistancia que han mostrado los socialistas catalanes, que han planteado la posibilidad de que sus cargos tengan libertad de voto, para el PSOE andaluz no caben medias tintas.

Mario Jiménez, portavoz parlamentario del PSOE en Andalucía y mano derecha de la secretaria general de la formación, Susana Díaz, ha planteado que todo el partido reme en la misma dirección para apoyar el artículo 155.

El antiguo portavoz de la gestora socialista ha dejado claro que el PSOE defiende «la necesidad de responder de manera unida y claramente en defensa de la Constitución y del Estatuto de Autonomía en Cataluña» y ha señalado que esta posición obliga a todos los parlamentarios socialistas.

Era su respuesta nítida a la propuesta del líder del PSC, Miquel Iceta, quien ha dado libertad de voto al único senador que tiene el partido, José Montilla, para que tome una decisión personal sobre el sentido de su voto en el Pleno de este viernes en la Cámara Alta que tiene que aprobar las medidas aprobadas por el Gobierno para intervenir la autonomía catalana al amparo del artículo 155 de la Constitución.

El dirigente del PSOE andaluz ha evitado manifestarse acerca de si una convocatoria de elecciones autonómicas por parte del presidente catalán haría decaer la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

En cualquier caso, ha avisado al PSC de que la posición que apruebe la dirección federal del PSOE al respecto deberá ser acatada por todos los parlamentarios socialistas, incluidos los diputados socialistas catalanes.

El portavoz parlamentario del PSOE andaluz ha asegurado que para resolver el «problema político» creado con el independentismo catalán no caben asimetrías territoriales. Deberá respetarse la igualdad entre los españoles. En este sentido, ha afirmado que Andalucía aspira al mismo nivel de autogobierno y de financiación que se otorgue a la Generalitat catalana.

«Ante las soluciones que puedan significar más autogobierno para Cataluña, tenemos que decir que Andalucía también aspira al máximo autogobierno que permita la Constitución y si pasan por una mejora de la financiación, tenemos que decir que Andalucía tiene problemas de financiación muy importantes, mayores que los de otros territorios».

En una rueda de prensa ha insistido en que «lo primero» es «restituir el orden constitucional y el Estatuto de Autonomía» en Cataluña y que «una vez que esto se produzca, y que se produzca con claridad», se deberá afrontar un «problema político» que se evidencia en «problemas de convivencia y de encaje» tras la sentencia del Tribunal Constitucional, la «deriva irresponsable del independentismo» y las erróneas respuestas del Gobierno central.

En el PSOE federal también hay algunas discrepancias en torno a la aplicación del 155. La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ha replicado al exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra que «todos los militantes» y «mucho más los que han tenido responsabilidades históricas» en el partido deben «estar apoyando» la gestión del líder del partido, Pedro Sánchez, así como las decisiones de la Ejecutiva socialista.