Andalucía
'La bajadilla' que ampliaba el puerto de Marbella. PD

Nuevo giro en el conflicto por la ampliación del puerto deportivo la Bajadilla, un proyecto de 400 millones de euros en Marbella (Málaga), que lleva bloqueado desde 2011.

Ese año fue adjudicado a la sociedad Nas Marbella, empresa participada mayoritariamente por el jeque Al-Thani (propietario del Málaga CF), el Puerto Deportivo de Marbella y el Ayuntamiento de esta ciudad, que en todo este tiempo no ha avanzado en el proyecto.

Más de seis años después, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha anulado la licitación de contrato a Nas Marbella al considerar que no reunía los requisitos de solvencia técnica y económica como para haber sido admitida como licitadora, ya que no contaba con un mínimo de facturación requerido durante los tres años anteriores, al ser una sociedad de nueva creación, y de experiencia en la gestión de puertos deportivos.

Explica Alba Brualla en 'El Economista' este 10 de noviembre de 2017, que con esta sentencia se da respuesta a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por empresarios locales que también aspiraba a hacerse con concesión y que fue descartada por la mesa de contratación.

Aunque la decisión no es definitiva y puede ser recurrida por la Asociación Pública de Puertos de Andalucía (APPA), dependiente de la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía, esta sentencia sitúa el escenario del proyecto a un nuevo punto de partida.

Además, la decisión del TSJA va en la misma línea que las actuaciones de la Junta que ya a finales del año pasado decidió resolver el contrato suscrito con NAS Marbella por incumplimiento grave de las obligaciones esenciales, ya que no se habían iniciado las obras, ni se había hecho efectivo el pago del canon concesional correspondiente a parte de 2015 y 2016, que superaba los 1,4 millones de euros.

Con este resolución la Junta rescataba la concesión para poder realizar un nuevo concurso, un proceso que fue suspendido temporalmente por el TSJA.

Antes de llegar a este punto fueron varias las compañías que mostraron interés por el proyecto de ampliación de la Bajadilla y que se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Marbella. Entre ellas Wanda, siendo este su último fracaso en un gran proyecto en España, ya que fue uno de los primeros pujantes en quedarse fuera del proceso.

El conglomerado asiático, especialista en el sector del ocio, quería darle un nuevo enfoque al desarrollo, instalando un casino o en su defecto, salas de juego, en los nuevos espacios del puerto. Este detalle suponía un impedimento en los objetivos de Wanda, ya que para ello necesitaba modificar el proyecto que fue aprobado en su momento por el Ayuntamiento marbellí y obtener nuevas licencias especiales, que debían ser aprobadas por la Junta de Andalucía.

El nombre de Damac, una de las mayores inmobiliarias del Golfo Pérsico, sonó en su momento como el más avanzado en las conversaciones con el Ayuntamiento, que también recibió el interés del grupo de origen mexicano Melbros, establecido en Miami.

Características del proyecto

El proyecto de ampliación del puerto supondrá un importante impulso para el municipio de Marbella desde el punto de vista económico y también laboral, ya que se estima que su desarrollo supondrá la creación de 3.000 empleos.

El proyecto de La Bajadilla contribuiría a salvar la situación de déficit de amarres que se da en toda la Costa del Sol, ya que contempla un importante muelle especial para el atraque de buques de cruceros turísticos, convirtiéndose en la principal característica de su escala portuaria. En total tiene una capacidad para 1.220 embarcaciones deportivas con esloras comprendidas entre 6 y 125 metros, y para cruceros de 170 metros de eslora.

Además, según aparece en la web del Estudio de arquitectura Seguí, que fue quien diseñó el proyecto para Al-Thani, la ampliación contemplaba un centro comercial de 23.800 metros cuadrados, así como otros 20.800 metros cuadrados de suelo para uso comercial en los muelles.