Andalucía

Mercedes Alaya.

EFE

Denuncia "connivencia" de los dos grandes sindicatos con altos cargos de la Junta

clipping

La juez Alaya asegura que UGT y CCOO se financiaban con los ERE irregulares

Periodista Digital, 20 de junio de 2013 a las 14:11

Cada día que pasa el horizonte judicial para los sindicatos UGT y CCOO en la trama de los ERE fraudulentos pinta más negro.

En el último auto de la juez Mercedes Alaya, por el que envió el pasado martes a prisión provisional al dueño de la mediadora Uniter, la titular del juzgado de instrucción número seis de Sevilla va aún más lejos y apunta a que los sindicatos pudieron financiarse irregularmente a través de los fondos públicos destinados a garantizar una renta hasta su jubilación a los trabajadores que perdían su empleo.

«Los sindicatos, además de las cuotas de sus afiliados y de las subvenciones públicas anuales, encontrarían durante una década en Andalucía esta otra forma de financiación irregular», advierte Alaya.

La instructora mantiene la tesis de que se produjo un «saqueo de las arcas andaluzas» con la «connivencia» de sindicatos, mediadoras y «cargos públicos de la Junta de Andalucía».

Los responsables de las mediadoras Uniter y Vitalia, José González Mata y Antonio José Albarracín, respectivamente, han metido esta semana más presión a los sindicatos, después de que la juez decidiera ahondar en la investigación de los pagos de las mediadoras atendiendo a la petición de la Fiscalía Anticorrupción.

Tanto González Mata como Albarracín, en sus interrogatorios como imputados ante la juez que instruye el caso, dibujaron un panorama en el que UGT y CCOO habían ejercido de auténtico «lobby» en la trama, capaces de bloquear por sí solos la firma del ERE de una empresa si sus «brokers» no tomaban parte en las prejubilaciones subvencionadas por la Junta de Andalucía.

A cambio obtenían una jugosa contraprestación económica que podía oscilar entre el 0,5% y el 1% del coste total del ERE.

«La empresa le exigía a la mediadora que le pagase ese importe y no tenían más opción: o lo pagabas o no hacía la operación», afirmó Albarracín.

El exdirectivo de Vitalia compareció ayer de nuevo ante la juez acusado de un nuevo delito de blanqueo de capitales a través de su empresa familiar Permar 21.

La juez le acusa de desviar a la empresa que regentaba con su esposa, María José Marcos Ferríz, las ganancias de las sobrecomisiones, que empleó en adquirir ocho inmuebles.

 



facebook

Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05