Andalucía
Pistola, asesino, crimen, asalto. PD

El atracador abatido este 18 de diciembre en Sevilla cuando se encontraba junto a otras dos personas robando en un domicilio es un ex agente de la Guardia Civil.

Este hombre y sus compañeros abrieron fuego contra los agentes de la Benemérita, que llegaron al lugar avisados del atraco. Eso desencadenó en un tiroteo en el que este asaltante perdió la vida.

El fallecido se llama Antonio Reyes y que fue expulsado del Cuerpo en el año 2009 después de haber estado involucrado en un caso de detención ilegal y un delito contra la integridad moral.

EL ATRACO

A las 9.50 horas de este lunes, una llamada alertaba a la Guardia Civil de que unos individuos sospechosos se habían colado en el jardín de la mansión del empresario Joaquín Henares, situada en el kilómetro 3 de la carretera 8055, entre las localidades de Palomares del Río, Almensilla y Mairena, en pleno corazón del Aljarafe.

Una patrulla de la Policía Local de Mairena llegó en primer lugar y después una pareja de la Guardia Civil. Al acceder a la casa, se encontraron con tres individuos ataviados con chalecos del Instituto Armado.

Según relatan fuentes de la investigación, se identificaron como agentes de la Policía Judicial que estaban realizando un registro. Algo que no convenció a los funcionarios policiales que exigieron que se identificaran.

En ese momento, uno de los ladrones desenfundó su arma y encañonó a uno de los guardias civiles. Éste también sacó su pistola y le espetó que depusiera su actitud. Ante la negativa del delincuente le disparó, detallan fuentes de la investigación.

El ladrón fue abatido. Los otros dos delincuentes fueron arrestados y se intervinieron varias armas simuladas y una corta de fuego.

Al identificar a la víctima, los agentes del Instituto Armado comprobaron que se trataba de un antiguo compañero, que había sido expulsado tras ser condenado. Se llamaba Antonio Reyes y en su anterior vida, cuando trabajaba en el lado bueno, había sido un agente de Policía Judicial destinado en el cuartel de Carmona.

Para entrar en la mansión del empresario, los delincuentes simularon que estaban realizando una operación y que tenían una orden judicial para registrar la casa

Aunque fuentes oficiales de la Benemérita informaban que en la vivienda del empresario sólo encontraron a tres individuos, algunos testigos, como el informante que alertó a la Guardia Civil, sostenía que en la casa habían más personas; por lo que se inició la búsqueda por los alrededores incluso a media mañana se vio pasar el helicóptero de la Guardia Civil por la zona.

Algunas de esas informaciones apuntaban a un grupo de ocho delincuentes, cinco de los cuales habrían huido en un vehículo.
Antonio Sanz confirma una tercera detención

El delegado del Gobierno, Antonio Sanz, ha informado en la tarde de este lunes que se ha producido un tercer detenido fuera de la vivienda, confirmando que el golpe fallido había sido obra de más personas.

Los ladrones accedieron a la casa haciéndose pasar por guardias civiles. Sobre las nueve de la mañana, el empresario se encontraba solo porque su mujer acababa de salir. El matrimonio tiene dos hijos adultos, que están casados y ya no residen allí.

Justo cuando llegaron los dos jardineros a la mansión para iniciar su jornada laboral, irrumpieron los ladrones asegurando que eran agentes que estaban realizando una operación y que tenían una orden judicial para registrar la casa.

Uno de los trabajadores se enfrentó a los falsos funcionarios policiales y fue golpeado. También resultó herido Joaquín Henares, a quien no llegaron a amordazar, según ha confirmado el abogado de la familia, Manuel Fernández Osuna. El industrial, que trabaja en el sector textil y tiene varias tiendas por la provincia, se encuentra bien y sólo presenta algunas contusiones.

Una zona residencial muy atacada por los cacos

La llegada de la Guardia Civil interrumpió un golpe que ha dejado de balance un ladrón muerto. El cadáver del exagente no salió de la vivienda del empresario hasta cerca de las dos de la tarde, cuando se autorizó el levantamiento del cadáver.

A esa hora el empresario seguía en su casa mientras su familia esperaba en la casa del vecino. El abogado de los Henares, que además es yerno del empresario, atendió a los medios para desmentir que el tiroteo estuviera relacionado con el tráfico de drogas como había publicado algún medio.

«Esto es un robo sin más, como otros que se producen en el Aljarafe, porque por desgracia esto está prácticamente en un descampado. Por desgracia, aquí hay robos todos los días».

Al parecer, la mansión de este empresario ya había sido objetivo de los cacos con anterioridad.

Expulsado por apropiarse de dinero en un control

El ladrón fallecido fue expulsado del Cuerpo hace años. Fuentes consultadas por ABC señalan que fue apartado junto a otro compañero por haberse apropiado de dinero durante un control de carretera y la separación definitiva llegó con la sentencia condenatoria.

El exagente participaba en el operativo en el que identificaron a los ocupantes de un vehículo. Reyes se quedó con la cartera de uno de ellos para revisar su documentación y se apropió del dinero que había en ella.

Las víctimas se percataron de ello cuando llegaron a destino y denunciaron. Según las mismas fuentes, este episodio que acabó con su carrera policial vino a confirmar las sospechas que se cernían sobre él desde hacía tiempo.

Tras su salida de la Guardia Civil hace 15 años, no se le conocía ni oficio ni beneficio. Si bien había sido detenido otras veces, pasando por prisión recientemente.