Camino de Santiago

Viejo reloj de sol en Santa María de la Asunción.

Manuel Ríos

Por tierras de La Rioja

clipping

Navarrete

Manuel Ríos, 04 de junio de 2015 a las 07:55

Y me dispongo a dejar Logroño. Históricamente, estas fueron tierras de transición entre Navarra y la Meseta y sufrieron las disputas de navarros, aragoneses y castellanos; pero La Rioja es también tierra del Camino, y como testimonio, la cruz de Santiago y las dos conchas de vieira de su escudo. Quiero desviarme a Clavijo, que, si bien no es villa de paso de romeros, en función del mito que representa, tengo curiosidad por visitarla. Quiero ver las ruinas de su castillo, testigo de la supuesta batalla a que da nombre, tal vez acaecida entre el 842 y el 859, y testigo, también supuestamente, del Santiago más batallador. Dícese que, en un momento determinado, los cristianos dejaron de pagar a los infieles el tributo de las cien doncellas, desacuerdo que se dirimiría en la citada batalla; en su desarrollo, tras un rayo de vivísima luz, el Apóstol, a lomos de un caballo blanco, acudiría en auxilio de los cristianos, lo que inclinaría el resultado de la contienda a su favor y encumbraría todavía más a Santiago. Pero, ¿en qué consistió o consistiría el tributo de las cien doncellas? Ignoro si fue real o si pertenece al mundo de la leyenda; los historiadores se inclinan por la segunda opción. Leo distintas versiones. Resulta histórico que los visigodos tenían un modo particular de elegir a sus reyes. Cuando llegaba el momento, lo hacían consensuadamente por las familias principales entre las familias principales (caso paradigmático sería el del rey de los Patones -en la sierra madrileña-, tratado como tal por Felipe II según algunas crónicas y destituido por Carlos III).

Pues bien, en un momento determinado sería elegido rey de los astures Alfonso II el Casto, en cuyo tiempo se descubrió el sepulcro de Santiago, pero he aquí que un tal Mauregato, con la colaboración del primer Abderramán cordobés, le usurparía el trono. Como pago del favor, adquiriría el compromiso de entregarle anualmente cien doncellas vírgenes, cincuenta fijasdalgo y cincuenta plebeyas, y parece que cumpliría en los años que duró su reinado. Los vaivenes de la vida llevarían de nuevo a Alfonso al poder, que derrotaría a Abderramán aquí (otras fuentes atribuyen la acción a Ramiro I), con la inestimable ayuda del Santiago guerrero, y firmaría con el infiel una tregua por la que quedaba en suspenso tan infame tributo. Y en Clavijo, vería un monumento que recuerda el milagro de la supuesta batalla. Y Santiago se convirtió en estandarte, en icono, y en las situaciones difíciles, los ojos del pueblo llano se volvían a él: la lucha contra el infiel, contra la injusticia, la desgracia, la pobreza...; y los prodigios, que se transmitían de boca en boca, alimentaban la fe en el Apóstol, le hacían crecerse y contribuían a paliar la depauperada autoestima de siervos y súbditos. Levantó revuelo y ampollas la decisión de Urbano VII de consagrar a Santiago patrón de España en 1630, especialmente en la Orden del Carmelo, que postulaba a santa Teresa, y lo hacía argumentando que, gracias a su intervención, Felipe II solo sufrió ocho días de Purgatorio.El caso es que, en el trecho que llevo recorrido, no vi ni un solo cartel anunciador de Clavijo, lo que me pone en guardia, y cuando quiero detenerme para analizar mi posición, me encuentro en Navarrete.

Como ya es una norma en mi método de trabajo, aparco el automóvil convenientemente, echo la mochila a la espalda, recorro la villa y tomo notas y fotografías. En Navarrete, como en tantos lugares del Camino, conviven una almendra medieval con una zona moderna que se desarrolló a su alrededor. La parte histórica tiene aspecto de plaza fuerte, con una calle Mayor Alta empedrada, peatonal y dotada de soportales y de casas blasonadas, testimonio de su importancia en aquellos tiempos y hoy necesitada de un poco de atención.


Iglesia de Santa María de la Asunción. / Manuel Rios

La iglesia, dedicada a santa María de la Asunción, resulta escandalosamente inmensa y muestra un viejo reloj de sol en su única torre; si mis notas se ajustan a la realidad, Juan de Herrera sería su arquitecto, y debería disponer de un tríptico atribuido a Rembrandt, pero nada de esto puedo confirmar. Una joven con la que hablo me recomienda admirar el retablo, «único en La Rioja».

-¿Y el sello?

-En la iglesia o en el ayuntamiento si están abiertos o en el albergue o en la cafetería de al lado.

-No veo muchos peregrinos.

-¡Ay, los peregrinos! Es que, a la entrada, un mal vecino desvía a los peregrinos por otra calle, seguramente que por encargo, para que consuman en un establecimiento que está situado en ella, y esto con conocimiento de las autoridades. Ande, escríbalo, así, clarito.

Tengo la sensación de que la calle Mayor Alta sea peatonal o, al menos, en parte; una bandera española cuelga de un balcón. Recojo el automóvil y doy un salto hasta el cementerio, a unos pocos cientos de metros, camino de Nájera.


Portada del cementerio de Navarrete. / Manuel Rios

Al lado del campo santo, la ermita de Santa María de Jesús, y, en el muro de la entrada, una placa con esta inscripción: «Peregrino. Reza una oración en memoria de Alice de Craemer, que falleció el 3-7-1986 mientras peregrinaba a Santiago de Compostela, y en recuerdo de todos los peregrinos jacobeos que han muerto en el Camino de Santiago». Mientras tomo nota, un caballero mayor estaciona su viejo Mercedes y accede al cementerio, y yo le sigo hasta la entrada, abocinada y dotada de un precioso rosetón, como que toda ella procede del viejo hospital para peregrinos y, con muy buen criterio, aquí la trasladaron, seguros de que así no se perderá. Observo sus capiteles, la disfruto en su conjunto y reemprendo la marcha: próxima parada, Nájera, a dieciséis kilómetros.


Capitel en la portada del cementerio: tal vez san Miguel, acaso san Jorge, hunde su lanza en las fauces del dragón. / Manuel Rios

Imágenes editadas por Asier Ríos.
© de texto e imágenes Manuel Ríos.
depuentelareinaacompostela [arroba] gmail.com



facebook

Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05