Camino de Santiago

Ermita probablemente dedicada a Nuestra Señora de la Peña, en Tosantos.

Manuel Ríos

Por tierras de Burgos

clipping

De Redecilla del Camino a Tosantos

Manuel Ríos, 08 de junio de 2015 a las 07:46

Redecilla del Camino

Inicio el trecho de mi periplo conocido como castellano-leonés, que me llevará a Galicia. En la provincia de Burgos, el Camino recorre unos 114 kilómetros encarrilado por la cordillera Cantábrica y el Duero, discurriendo por valles, llanuras, páramos y montes, y, a poco, encuentro Redecilla del Camino. ¿Cuántas veces aparecerá la aposición Camino en los topónimos de la ruta jacobea?

Redecilla del Camino es villa de parada obligatoria, pequeña como núcleo urbano, pero grande por lo que guarda. Me detengo a la entrada del lugar y admiro y fotografío su sólido rollo jurisdiccional.


Rollo jurisdiccional en Redecilla del Camino. / Manuel Rios

-Nosotros le decimos crucero, y aquí curraban al delincuente-me matiza un vecino que riega en una parcela enfrente.

-¿Y la pila bautismal?

-La pila, preciosa; allí está en la iglesia, pero no sé si va a poder verla, porque el señor cura es el único que tiene la llave y atiende una chispa de pueblos de alrededor, con lo que...

La pila bautismal de Redecilla del Camino es románica y, según leí y vi en reproducciones, tiene esculpidas murallas y torres que tal vez representen la Jerusalén celestial.

-¿Y sabe usted que estuvo en una de esas exposiciones...?

-¿De las Edades del Hombre?

-¡Eh! Y fuimos a verla allí. Le dieron un repaso en Madrid y volvió nueva al pueblo.

El rollo da inicio a la calle Real, y, en sus primeros metros, una casa blasonada. Esta calle principal está solada con baldosas pardo-amarillas a las que, de trecho en trecho, adosaron vieiras metálicas que señalan el Camino. Algo más adelante, a mano izquierda, el albergue y una cafetería; ninguno de los dos establecimientos dispone de llave alguna del templo, y, a la derecha, la iglesia y un reloj de sol en ella.

Belorado

El tiempo continúa inestable y amenaza lluvia. Prosigo. Dejo a la izquierda Castildelgado, cruzo Villamayor del Río y alcanzo Belorado acosado por un chubasco monumental. Me detengo a la entrada, a unos pasos de la ermita de Nuestra Señora de Belén, y espero; mas, ¡qué larga resulta la espera! Desde abajo, sube un caballero, tomo el paraguas y decido abordarlo.

-Usted disculpe. Aquí, en Belorado...

-Sí, sí, correcto, trae usted la lección bien aprendida, ni que fuera del pueblo.

Y continúa su camino bajo el aguacero mientras yo me guarezco en el automóvil y escribo. Belorado dispuso de hospital de peregrinos y de hospital para leprosos en los tiempos idos, lo que testimonia su importancia en la Ruta de las Estrellas. En la ermita situada a mi espalda, exvotos, de los que el más curioso debe de ser la piel de una serpiente gigantesca a la que daría muerte la persona atacada por ella. Pero Belorado es más que pasado: hoy es una villa de buen porte que, en mi percepción, lucha por mantenerse y prosperar. Dispone de museo de la Radio; dispone de minas de manganeso visitables turísticamente, unas cuevas importantes, un molino de agua y una fragua recuperados y algunas otras iniciativas curiosas y meritorias que me faltan por contrastar, además de dos templos, la iglesia de Santa María y la de San Pedro.

Que una villa disponga de dos templos no supone relevancia alguna, pero en Belorado, sí, porque cada uno funciona solo un semestre y descansa el otro, pasándose el testigo mutuamente.

Tosantos


Castaño centenario en Tosantos. / Manuel Rios

Reemprendo la marcha cuando la nube de verano hace esfuerzos por dejar paso a tímidos rayos de sol. Un poco más adelante, Tosantos. Me detengo frente a la iglesia parroquial, al lado de una fuente de agua potable que aporta un asombroso caudal. El suelo se encuentra encharcado y la villa, pequeña, parece desierta; por fin, pregunto a una joven que dice ignorar la respuesta y que sube presta a la cabina de un camión de gran tonelaje que llega en ese momento. Entre mi automóvil y la iglesia, un castaño que supongo centenario; y avanzando en sentido contrario a la carretera, una curiosa ermita excavada en la roca y dedicada a la Virgen, tal vez a Nuestra Señora de la Peña.

Imágenes editadas por Asier Ríos.
© de texto e imágenes Manuel Ríos.
depuentelareinaacompostela [arroba] gmail.com



facebook

Periodista Digital :: 404 Página no existe
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05