Canarias
El vicepresidente segundo del Cabildo de Gran Canaria y consejero de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito (PODEMOS). EP
Le castigan por ir en contra la línea programática del partido en temas "sensibles" como un programa de erradicación de cabras silvestres en la isla o la huelga de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria

El vicepresidente segundo del Cabildo de Gran Canaria y consejero de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito, ha sido expulsado de Podemos, aunque dispone de un plazo de quince días para recurrir el fallo de la comisión de garantías estatal de su partido (Podemos Elche monta el belén: exige quitar a los animales de un portal viviente).

Brito estaba fuera de la política hasta 2015; pero entró en Podemos producto de la burbuja de primarias aquella época que carecían de control del aparato de Pablo Iglesias (Así chantajea Podemos Baleares a los críticos: "Si eres buena niña, te buscaremos trabajo").

Tras salir consejero en el Cabildo de Gran Canaria, comenzó a generarle problemas a la dirección regional. Porque quería un pacto con Nueva Canarias y PSOE y la dirección canaria de Podemos lo rechazaba. Hubo pacto sin respaldo oficial de Podemos.

La expulsión va a generar problemas en Podemos en Gran Canaria porque producirá una desconexión entre el partido morado en el Cabildo de Gran Canaria bajo el liderazgo de Brito y la dirección regional en manos de la diputada por Las Palmas, Meri Pita.

Los problemas de Canarias en Podemos son anteriores a la crisis nacional surgida en Madrid. Como muestra, en septiembre pasado, el teniente de alcalde de la ciudad de Las Palmas, Javier Doreste, llevó a Brito a los tribunales por haber tomado decisiones, a su juicio, cercanas a la corrupción y haber practicado el "nepotismo" en nombramientos.

Brito, que en los Noventa fue líder de colectivos relacionados con el medio ambiente, tuvo nada más tomar posesión en junio de 2015 que asumir una primera expulsión de Podemos al ser investigado por una denuncia sobre presunto abuso a menores a una hija que finalmente no llegó a ninguna parte.

Posteriormente, ha estado cuestionando a la dirección oficial del partido de Pablo Iglesias en las islas.

Lo último ha sido emplear una marca blanca de Podemos en Tenerife para competir con Podemos en Gran Canaria. Una ecuación que finalmente se ha saldado con la expulsión. Su mandato entre 2015 y 2017 ha estado en el ámbito de Medio Ambiente y marcado con la continuidad de sus antecesores del PP.

La expulsión de Brito se produjo la última semana de diciembre por abandonar la disciplina oficial de Podemos, eludir el control de su gestión e ir en contra la línea programática del partido en temas "sensibles" como un programa de erradicación de cabras silvestres en la isla o la huelga de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.