Castilla y León
Barco Antonio de Ulloa surcando el Canal de Castilla Diputación de Valladolid
El Canal de Castilla es una obra de ingeniería de dimensiones impresionantes

El Canal de Castilla fue uno de los sueños de la Ilustración del Siglo XVIII. Se pretendía crear una red de canales de navegación que facilitasen el transporte de la lana, los vinos y el cereal de la entonces aislada Castilla, principal centro de producción del país del momento, dando salida a los mismos hacia los puertos del norte.

El Canal de Castilla es una obra de ingeniería de dimensiones impresionantes. No sólo en lo material; también en su propia gestación. No es preciso un derroche de imaginación para tomar conciencia del titánico esfuerzo que supuso su trazado entre los siglos XVIII y XIX.


Fue la solución escogida por los políticos de la Ilustración, obsesionados por romper el paupérrimo aislamiento en el que esta región se encontraba sumida. Tras un largo periodo de aprovechamiento pleno, se cerró definitivamente a la navegación en 1959.

El canal fue declarado Bien de Interés Cultural en 1991, lo que vino a demostrar la importancia de esta grandiosa obra de ingeniería que, en la actualidad, se ha convertido en el único canal navegable de toda España.


El área de actuación de la Diputación en el Ramal de Campos se sitúa entre la esclusa séptima, próxima a Tamariz de Campos, y la dársena de Medina de Rioseco. El Centro de Recepción de Viajeros en Medina de Rioseco acoge todo tipo de actividades en el Canal: paseos a bordo de la embarcación turística Antonio de Ulloa, alquiler de barca eléctrica, piraguas...

Además, proporciona información sobre las posibilidades de turismo activo en el Canal: piragüismo, senderismo o rutas en bicicleta. La visita a la antigua fábrica de harinas San Antonio permite contemplar el perfecto estado de su antigua maquinaria.

El canal ha creado un hábitat que favorece y protege la vida de muchas especies, las que viven en sus aguas, las que anidan o se alimentan de sus bosques y otras que simplemente se refugian en sus arbustos.

Y qué decir tienen la flora y los amplios campos castellanos que originan un paisaje peculiar y digno de contemplar en sus diferentes estaciones, y muy especialmente en otoño, en que el canal alcanza unas tonalidades ocres admirables.

TRES RUTAS PARA CONOCER MEDINA DE RIOSECO

Con las tres rutas que planteamos y una Entrada Conjunta, podrás disfrutar de toda la magia que atesora Medina de Rioseco.

RUTA I: DESDE EL PARQUE DUQUE DE OSUNA A LA IGLESIA DE SANTA MARIA DE MEDIAVILLA

Una vez pasado el puente sobre el Sequillo, viniendo por la carretera de Valladolid, nos situamos junto al Parque Duque de Osuna.

Este parque inaugurado en 1858, debe su nombre a la familia heredera del ducado de Medina de Rioseco. Árboles, rosales y otras especies, pueblan los hermosos jardines dividiendo el parque en tres paseos. A su entrada y al fondo del mismo, aún sobreviven algunas columnas de piedra pertenecientes al desaparecido palacio del almirante.  

Cerca de la entrada principal del parque, podemos ver el monumento que conmemora la Batalla del Moclín (14 de julio de 1808), librada contra los franceses en la Guerra de la Independencia, realizada por el escultor riosecano Aurelio Carretero (s. XIX).

La antigua iglesia de San Francisco (s. XVI) , fue fundada por la familia Enríquez, Almirantes de Castilla. La obra fue dirigida por el arquitecto Rodrigo de Astudillo. Antes convento franciscano, la iglesia consta de una sola nave cubierta por bóvedas estrelladas de estilo isabelino y capillas laterales. Hoy se ha convertido en un magnífico museo, donde el espectador podrá disfrutar de trece ambientes, que despertarán sus sentidos. Recorrerá y vivirá la historia de Medina de Rioseco de la mano del insigne, Don Fadrique.

Destaca la magnífica arquitectura de la iglesia gótica, en la que sobresale de una manera especial la cúpula estrellada del cimborrio, las tribunas en yeso de los hermanos Corral de Villalpando, los retablos en piedra de Miguel de Espinosa,  o el retablo mayor de Fray Jacinto de Sierra (XVIII). Como piezas de la exposición no cabe duda que las más principales son los grupos escultórico que en barro cocido realizó Juan de Juni en 1537 por encargo del Almirante.

También hay que tener en cuanta las estatuas orantes de Ana e Isabel de Cabrera realizadas en bronce dorado por Cristóbal de Andino, la custodia de Antonio de Arfe(1554), la extraordinaria colección de marfiles hispano filipinos que el obispo riosecano donara a la parroquia de Santa Cruz (XVII), las laudas sepulcrales del almirante, Luis III Enríquez de Cabrera y de su mujer Vittoria Colonia (1600) o la magnífica serie de escultura policromada de autores como Pedro de Bolduque, Mateo Enríquez o Tomás de Sierra, que tuvieron sus talleres en el propio Rioseco. 

En la Plaza Mayor, el soportal corrido es la nota dominante. El edificio del Ayuntamiento, cuyo primer cuerpo está formado por la arcada correspondiente al antiguo claustro gótico del convento de San Francisco, está situada al este.

Frente al consistorio y por la calle de la Cuesta, podemos acercarnos a la Puerta de Zamora, del s. XVI, en el mismo lugar que la anterior del s. XIII que perteneciera al recinto amurallado. Se trata de una curiosa construcción de planta cuadrada con cuatro arcos de medio punto sobre los que se levanta un pequeño cuerpo de ladrillo en forma de torre. En el piso alto de la puerta se encuentra la capilla de la cofradía de Nuestra Señora de las Nieves, cuya imagen alberga un retablo barroco (1740). 

Poco más arriba de la Plaza, la visita al Museo de Semana Santa, que alberga la magnifica iglesia de Santa Cruz es obligada. El edificio, de finales del s. XVI según traza de Felipe de la Cajiga, alberga este museo monográfico donde el visitante podrá adentrarse en las raíces y tradiciones más profundas de la Semana Santa de Medina de Rioseco.

Un recorrido por una de las más auténticas representaciones de la Pasión de Cristo, materializadas en los pasos procesionales, que han logrado que la Semana Santa riosecana fuese Declarada de Interés Turístico Internacional en 2009. Otros elementos dignos de admirar son el Retablo Mayor y otros pertenecientes a las antiguas capillas, el magnifico frontal de plata de Juan Sanz (1759).

Por la Calle de la Rúa, eje de la vida comercial de la ciudad, entre los claroscuros de sus soportales y su marcado carácter castellano, llegamos a la Iglesia de Santa María de Mediavilla (finales s. XV) .

Su interior con planta de salón, a pesar de su traza gótica irradia el espíritu renacentista. Retablo Mayor trazado por Gaspar Becerra, realizado por Juni y Esteban Jordán. En esta iglesia, es ineludible la visita a la Capilla de los Benavente, conocida como la “Capilla Sixtina de Castilla” con obras de Juan de Juni y los Hnos. del Corral entre otros.

En el mismo Corro de Santa María, visitar también la Capilla de los Pasos Grandes (1664), donde reposan los conjuntos procesionales de la Crucifixión (1673) obra de Tomás de Sierra, Andrés Olivares y Francisco Díez de Tudanca, y el Descendimiento (1663), de Francisco Díez de Tudanca, que desfilan en la Procesión del Dolor del Viernes Santo.

RUTA II: DESDE LA IGLESIA DE SANTA MARIA HASTA LA PLAZA MAYOR

Bajando la calle Mediana, llegamos a la Iglesia de Santiago. Fábrica de finales del s. XVI, con tres portadas de diferentes estilos: la del mediodía con un precioso atrio, de estilo plateresco, realizada por Miguel de Espinosa, la norte de estilo gótico flamígero de traza de Rodrigo Gil de Hontañón y la principal, clasicista de Alonso de Tolosa.

Dentro de la iglesia, nos quedaremos impresionados por su fabuloso retablo barroco, de traza churrigueresca que ejecutara el gran escultor riosecano Tomás de Sierra, y por las bóvedas realizadas por Felipe Berrojo en el siglo XVII.

La sacristía, con piezas de gran valor como el Cristo de la Clemencia, de Pedro Bolduque y la bóveda de crucería de Gil de Hontañón, sirven de antesala de una pequeña capilla del s. XVII, la de la Vera Cruz, con unas pinturas barrocas, de gran colorido y valor artístico.

Desde la calle de los Lienzos y por la calle Doctrina, pasaremos delante del Teatro Principal, edificio del siglo XIX. Conserva la portada de estilo clasicista de la que fue antigua iglesia de la cofradía penitencial Vera Cruz. Esta institución se encargaba de explotar un corral de comedias con cuyas ganancias atendían el hospital de convalecientes, lo que explica la apariencia del edificio. 

Muy cerca se sitúa la Puerta de Ajújar (Puerta Grande). Esta antigua entrada de la muralla que comenzó su construcción a finales del siglo XII, por orden del rey Alfonso VIII, conserva su carácter defensivo, y la ranura por donde corría el rastrillo, que cerraba la puerta para su defensa. Siguiendo por la calle Antonio Martínez y luego por la de San Buenaventura, se llega nuevamente a la Plaza Mayor. 

RUTA III: DESDE LA PLAZA SANTO DOMINGO A LA PUERTA DE SAN SEBASTIÁN.

Partiendo de la iglesia de Santo Domingo, clasicista de finales del s.XVI, y tomando la calle San Juan, una de las más típicas de la ciudad, llegamos a los Jardines de la Concha. Este bello jardín botánico con más de sesenta especies de flora diferentes, es un lugar idóneo para el recreo y el esparcimiento. 
Tras de sí puede disfrutarse de la impresionante Dársena del Canal de Castilla - la obra de ingeniería más importante de la Ilustración Española -, hoy navegable para el disfrute y el ocio.
Junto a la dársena, se encuentra la Fábrica de Harinas San Antonio, edificio del siglo XIX, que conserva íntegramente toda su maquinaria con piezas únicas como molinos, máquinas de limpia, cernedores, etc...
Bajando la calle de la Escoba, llegaremos a la Puerta de San Sebastián (1550), formada por dos arcos carpaneles sobre los cuales pueden verse el escudo del almirante Luís Enríquez flanqueado por dos de la ciudad. En su interior alberga la capilla de la cofradía del Cristo de las Puertas.

DIRECCIÓN

CENTRO DE RECEPCIÓN DE VIAJEROS DEL CANAL DE CASTILLA

Dársena del Canal de Castilla
47.800Medina de Rioseco

Teléfono: +34 983 701 923

canal.castilla@dip-valladolid.es

HORARIO

CENTRO DE RECEPCIÓN DE VIAJEROS CANAL DE CASTILLA:

 

·       Del 1 de octubre al 31 de marzo
De martes a viernes: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18.00 horas.
Sábados, domingos y festivos: de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00 horas.

·       Del 1 de abril al 30 de septiembre
De martes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas.
Sábados, domingos y festivos de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas.


* El museo cierra los días 1 y 6 de enero; 24, 25 y 31 de diciembre.

  

EMBARCACIÓN TURÍSTICA "ANTONIO DE ULLOA"

 

·       Viajes de una hora de duración
De Martes a Domingo en los horarios siguientes:
De octubre a marzo: 11,00; 12,30; 16,30h.
De abril a septiembre: 11,00; 12,30; 16,30 y 17,45h.
LOS DÍAS QUE HAY VIAJES A LA ESCLUSA, POR LA MAÑANA NO SE REALIZAN VIAJES DE UNA HORA

·       Viajes de dos horas y media de duración a la séptima esclusa (mínimo 20 personas)
Del 1 de Marzo al 31 de Octubre: Jueves, Sábados y Domingos a las 11:00 horas.

 

** Imprescindible reserva en el teléfono +34 983 70 1923 para garantizar plaza en el viaje.

La empresa se reserva el derecho a anular las actividades cuando las condiciones climáticas o de caudal del Canal así lo exijan.

SI NO SE CUMPLEN LOS MINIMOS DE PERSONAS PARA EL VIAJE A LA ESCLUSA, SE REALIZARÁN VIAJES DE UNA HORA DE DURACION

TARIFAS

CENTRO DE RECEPCIÓN DE VIAJEROS

** Imprescindible reserva previa en el teléfono 983 701 923, para garantizar plaza en el viaje

 Viaje de una hora:

*Adultos: 5,00 €
*Niños de 3 a 12 años y familias numerosas: 3,00 €
*Menores de 3 años: gratuito.
*15% dto. miembros Club Amigos de la Provincia.
 

Viaje a la séptima esclusa (2 horas y media):

*Adultos: 8,00 €
*Niños de 3 a 12 años: 5,00 €
*Menores de 3 años: gratuito.
*15% dto. miembros Club Amigos de la Provincia