Castilla y León
Imagen de una de las cuadrillas actuando Facebook Fiesta de las Cuadrillas
Por la mañana, entre doce y quince cuadrillas llegadas de todo el país se distribuyen estratégicamente a lo largo de las calles y plazas del pueblo para mostrar sus mejores bailes y ritmos.

La Fiesta de las Cuadrillas nace en el año 1979 y su principal mérito consiste en haberse convertido en un clásico entre las fiestas populares de la zona, siendo capaz de reunir a varios miles de personas que acuden con el aliciente de disfrutar durante todo un día con la música popular, convirtiendo las calles de esta localidad en un enorme escenario popular donde se toca, se baila y se disfruta de la comida y el vino.

Resultado de imagen de fiesta de las cuadrillas barranda 2018

Imagen Diario Folk


La pedanía caravaqueña de Barranda, con menos de 900 habitantes, se convierte en una gran superpotencia sonora el último domingo de enero, día en que se celebra esta fiesta de Interés Turístico Nacional.

Músicos y bailadores, muchos de ellos grandes maestros del género, realizan sus piezas a pie de calle y entre miles de personas. Aquí el público es parte activa, por lo que todo el mundo es libre de "echarse un baile" y tocar junto a los grupos de música popular. 

La imagen puede contener: 1 persona

Por la mañana, entre doce y quince cuadrillas llegadas de todo el país se distribuyen estratégicamente a lo largo de las calles y plazas del pueblo para mostrar sus mejores bailes y ritmos. 

A media mañana, al público se le ofrece vino, bocadillos y patatas con ajo. A la hora de comer, a las cuadrillas se les recompensa con una comida típica de la zona. 

La imagen puede contener: una o varias personas y multitud
Imagen facebook Fiesta de las Cuadrillas de Barranda


Por la tarde tiene lugar "el choque de cuadrillas", donde se representa la rivalidad pasada entre los músicos tradicionales. Estos encuentros terminan siempre saldándose con originales improvisaciones, piezas comunes y espectaculares alardes musicales. 

Al caer la tarde, cuando el frío empieza a encoger los cuerpos, la música y el baile se refugian en el Salón Social de Barranda. Allí continúan los espectáculos de baile suelto, teatro improvisado y trovos. Y la fiesta sigue y sigue... hasta que el cuerpo aguante.