Cataluña
El independentista Supercat: 'Cataluña mola, España no'. CT

Escribe Rafa de Miguel en 'El País' este 16 de abril de 2017 que los dirigentes soberanistas de Cataluña aciertan en airear el descontento de la mayoría de los ciudadanos respecto al actual encaje de su comunidad en España, pero confunden el deseo con la realidad al incorporar al independentismo a toda esa masa insastisfecha:

Un 46% de los catalanes, según el sondeo de Metroscopia, respaldaría que Cataluña siguiera formando parte de España si se le otorgaran “nuevas y blindadas competencias en exclusiva”.

Sumados al 19% que rechaza la independencia, diluyen mayoritariamente las ansias de separación proclamadas por la Generalitat (En Cataluña vas al cine y te ponen un poquito de NODO patriótico del amado líder 'Cocomocho').

El sondeo de 'El País' coincide con una encuesta hecha por 'La Vanguardia', según la cual ERC ganaría las próximas elecciones al Parlament con 39 diputados, dejando al PDeCAT -la antigua Convergència- en una lejana segunda posición con 23 escaños, sólo uno más que Ciutadans (22), según un sondeo elaborado por encargo de La Vanguardia.

La suma de los tres partidos independentistas (ERC, PDeCAT y la CUP) quedaría reducida a 68 diputados, frente a los 72 que suman en la actualidad y que consiguieron en las elecciones del 27 de septiembre de 2016.

Estos 68 diputados son la mitad más uno de la cámara, con lo que aún conformarían un bloque mayoritario en el Parlament.

Catalunya Sí Que es Pot (CSQP) conseguiría 16 escaños; el PSC, 15; el PP, 14; y la CUP, 6, según el sondeo.

La encuesta, realizada entre el 7 y el 12 de abril, no permite comparar los resultados con las anteriores elecciones al Parlament en el caso de la antigua Convergència y ERC porque se presentaron en coalición (Junts pel Sí), que consiguió 62 escaños, los mismos que sumarían ahora las dos formaciones por separado.

En el caso de la CUP, pasaría de 10 a 6 escaños; mientras que Ciutadans perdería tres escaños (de 25 a 22); CSQP conseguiría 16 frente a los 11 actuales; el PSC perdería uno (15 frente a 16); y el PP aumentaría su representación de los 11 a los 14 diputados.

En su información, La Vanguardia recuerda que el retroceso del PDeCAT se evidencia en los resultados de la extinta CiU en las autonómicas de 2012, última cita autonómica en la que concurrió en la tradicional coalición, cuando cosechó 50 escaños.