Cataluña
Oriol Junqueras (ERC) y Carles Puigdemont (PDeCAT). CT
Pasan las semanas, se acerca la fecha señalada para el referéndum ilegal del 1 de octubre y la desconfianza entre los socios nacionalistas de Junts Pel Sí es total.

"Móntalo tu, que a mi me da miedo". Se trata del referéndum ilegal que el separatista Carles Puigdemont planea para el 1 de octubre de 2017 y no lo ha dicho exactamente con esas palabras, aunque casi.

El presidente de la Generalitat ha insistido este 12 de julio de 2017 en que su vicepresidente ya tenía el encargo de organizar un referéndum de independencia desde la cuestión de confianza que protagonizó el pasado 29 de septiembre.

 "Claro que tiene el encargo (Junqueras), y lo está haciendo", ha añadido el jefe del Gobierno catalán.

Al líder de ERC y vicepresidente de la Generalitat le ha faltado un m inuto para quitarse de enmedio.  Junauqras ha asegurado este miércoles que todo el Gobierno catalán tiene el mismo grado de compromiso a la hora de organizar el referéndum del 1 de octubre, por lo que rechaza que él sea el único exponente de este proyecto:

"No tengo ninguna vocación de ser 'santo proceso'".

Puigdemont citó este martes a Junqueras y este le puso condiciones inasumibles; entre ellas, que la responsabilidad futura sea compartida con los consejeros del PDeCAT o, en caso contrario, que estos sean destituidos. Los consejeros sondeados aceptaron suscribir actos encaminados hacia la consulta, pero sin comprometer su patrimonio.

Todos sacan pecho y onden mucho la estelada, pero ninguno quiere ser el 'pagano' en este vodevil. Pasan las semanas, se acerca la fecha señalada para el referéndum ilegal del 1 de octubre y la desconfianza entre los socios nacionalistas de Junts Pel Sí es total.

Contribuye mucho a eso la impresión de que en esta ocasión, a diferencia de los ocurrrido el 9N de 2014, el Estado español va a apretar las clavijas a los infractores y que se acvecinan multas suntuosas e inhabilitaciones a granel para los que infrinjan la ley.

El Gobierno Rajoy está convencido de que antes que España se romperá el Govern. Soraya Sáenz de Santamaría ha vaticinado esta mañana en el Congreso que el Ejecutivo catalán "ha decidido despeñarse".

"Ese referéndum va a acabar con el Gobierno de la Generalitat".

Y en una rewferencia a la 'espantada' de Junqueras, ha sentenciado:

"Si ellos mismos no están convencidos, deberían dejarlo".