Cataluña
Junqueras y Puigdemont. CT
La futura remodelación ha causado malestar en sectores del PDeCAT, que critican que hasta ahora este partido ha sido el único afectado por las condenas judiciales

El presidente catalán, Carles Puigdemont, ha anulado su agenda pública de este viernes 14 de julio de 2017 para abordar cambios en su Govern, que afectana los críticos con el referédum del 1 de octubre de 2017.

Los purgados son la portavoz del Gobierno de Cataluña, Neus Munté, el consejero de Interior, Jordi Jané, la consejera de Educación Meritxell Ruiz y el secretario del Govern, Joan Vidal.

La salida de estos cuatro miembros clave del Gobierno catalán evidencian la división que existe en el Ejecutivo ante la consulta independentista. Por un lado, se encuentran los que están dispuestos a afrontar las consecuencias de desafiar al Estado hasta el final y, por otro, están los que interpretan que, como no es ni mucho menos seguro que la votación pueda celebrarse, no vale la pena jugarse la carrera política y el patrimonio.

Ante esto, según informa El Mundo, Carles Puigdemont ha tomado la decisión de 'limpiar' el Ejecutivo de los más críticos. Las quinielas se dispararon después de que el presidente de la Generalitat llevara a cabo en el Parlament una ronda de reuniones cara a cara con casi todos los miembros del Ejecutivo del PDeCAT. Todas las apuestas apuntaban a Munté.

MALESTAR POR EL GRADO DE IMPLICACIÓN EN LA CONSULTA

Puigdemont afronta los cambios en su gabinete tras haberse reunido en las últimas horas en el Parlament con consellers del PDeCAT para conocer su compromiso con la consulta, en medio del malestar que existe en el Consell Executiu por el grado de implicación de cada uno de sus miembros.

El expresidente catalán y líder del PDeCAT, heredera de CDC, aseguró desde Vic (Barcelona): "Haga lo que haga el presidente Puigdemont, le daré pleno apoyo, y el partido que presido también".