Cataluña
Albert Batlle. CT
Y el hecho de que el nuevo conseller anunciase cambios en la cúpula policial, iniciados con la salida de Batlle, ha “enaltecido los ánimos” de los agentes

El director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, ha presentado este 17 de julio de 2017 su dimisión ante el nuevo conseller de Interior, Joaquim Forn.

La renuncia del director de la policía autonómica llega a dos meses y medio de la fecha anunciada para el referéndum de independencia del 1-O y ha sido por 'motivos políticos'.

En su carta de despedida, el hasta ahora director de los Mossos ha lanzado un mensaje inquietante para los independentistas:

"Estoy convencido de que en los momentos actuales que vive el país la policía seguirá perseverando en la defensa y bienestar de nuestros conciudadanos y lo hará, como siempre, con un escrupuloso respeto y sujeción a la ley".

Nacido en Barcelona el año 1953 y licenciado en derecho por la Universidad de Barcelona, Batlle empezó su trayectoria política ligado al PSC desde que en 1983 entró en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal como concejal socialista de deportes.

Posteriormente fue secretario general de Servicios Penitenciarios durante el gobierno del tripartit y de 2011 a 2014 ejerció como director adjunto de la Oficina Antifrau de Catalunya, antes de acceder al cargo de director de los Mossos de la mano del entonces conseller de Interior, el democristiano Ramon Espadaler.

CABREO ENTRE LOS MOSSOS

Los Mossos han estado en el punto de mira desde que el Govern puso en marcha su procés y Carles Puigdemont anunció que celebrará un referéndum independentista el 1 de octubre. Pero el nombramiento de Joaquim Forn como nuevo conseller de Interior en sustitución de Jordi Jané ha provocado un incremento de la inquietud entre los miembros de la policía catalana, según explican fuentes delos Mossos.

Las primeras declaraciones de Forn en las que aseguraba que los Mossos facilitarán que el 1-O “se desarrolle con normalidad como hacen las policías de todo el mundo en una jornada electoral” encendieron “las alarmas” en el cuerpo.

Y el hecho de que el nuevo conseller anunciase cambios en la cúpula policial, iniciados con la salida de Batlle, ha “enaltecido los ánimos” de los agentes.