Cataluña
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. PD

Comprobado lo que muchos sospechaban -que la Generalitat de Cataluña es bastante incompetente-, la autoridad competente -en este caso el Gobierno de España-, no ha tenido otro remedio que tomar cartas en el asunto.

Cumplidos los peores presagios. Como, por desgracia, se esperaba, el comité de huelga de Eulen rechazó este 10 de agosto de 2017 aceptar la propuesta mediadora en su conflicto laboral en El Prat en una peculiar asamblea (Los 'securatas' del Aeropuerto del Prat votan un no que traerá cola).

La respuesta del Gobierno, que se conoció minutos después en una rueda de prensa protagonizada por el ministro de Fomento fue contundente.

Íñigo de la Serna anunció que este viernes 11 de agosto, a partir de las 11.00 horas, se reunirá en Barcelona un comité de crisis -integrado por su propio departamento, el Ministerio del Interior, AENA, la Guardia Civil y la Abogacía del Estado, entre otros- para estudiar todas las «alternativas» necesarias, con respeto a la «legalidad vigente» para preservar el «orden público» y garantizar «la mínima afección a los turistas».

De la Serna se mostró visiblemente molesto por la respuesta de los trabajadores, que se habían comprometido a someter a voto la propuesta de la Generalitat -aprobar un complemento salarial de 200 euros en 12 mensualidades- y que se decantaron por la opción de 250 euros en 15 pagas. Este viernes El Prat encara su cuarto día de paros parciales en los controles de los accesos, después de tres semanas de colapsos en el aeropuerto.

La inestabilidad, además, parece haber prendido como una mecha en el resto de colectivos de seguridad de parte de los aeropuertos españoles, como en el caso de Santiago de Compostela y La Coruña, que ya han amenazado con huelgas.

«Es inexplicable que se haya escuchado una grabación de la presidenta del comité instando que cuantas más colas se produjeran, mejor. Es inexplicable que en las jornadas en que no había huelga se hayan producido colas de más de dos horas. Es inexplicable que en una negociación un 18% de incremento salarial para las nuevas incorporaciones se considere insuficiente y se exija una subida del 27% del salario».

El titular de Fomento no precisó qué pasos concretos dará el Ejecutivo para atajar el caos de las últimas semanas en el aeropuerto barcelonés: se limitó a señalar que se estudiarán «absolutamente todas las opciones» y, ante la pregunta de si una de las medidas podría ser la intervención de las Fuerzas de Seguridad, como agentes de la Guardia Civil, para tomar las riendas de los controles de seguridad, De la Serna insistió en que se hará todo «lo posible» para minimizar el impacto y «todas las alternativas para garantizar el orden público».

De momento, la Delegación del Gobierno ha fijado ya en el 90% los servicios mínimos para la huelga de trabajadores de Eulen en El Prat desde el lunes, cuando prevén que su protesta sea indefinida.

La Delegación asegura que el objetivo de esta resolución es «garantizar el funcionamiento de los servicios esenciales» que presta dicha empresa en El Prat, preservando asimismo el «derecho constitucional a la huelga». Añade que si se fijaran unos servicios mínimos por debajo de este 90 % «podrían verse afectados gravemente derechos fundamentales», especialmente el de la libertad de circulación.