Cataluña
Guardia Civil, Benemérita, tricornio. GC

Mano de santo, agua bendida o como lo quieran llamar. A la hora de la verdad, en esta España nuestra tan desquiciada a menudo, no hay nada más terapéutico, calmante, disuasorio y benefactor que la siempre sacreificada Guardia Civil.

El Gobierno decidió este viernes 11 de agosto de 2017 fiar a la Benemétita la supervisión de las colas y de las tareas en los controles de seguridad del aeropuerto barcelonés de El Prat.

Sin reemplazar a los trabajadores de Eulen, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anuncio  que incrementará la presencia de efectivos del instituto armado en los controles "para garantizar la seguridad".

El Gobierno ha iniciado también los trámites para hacer un laudo de arbitraje obligatorio para poner fin al conflicto.

Y se ha hecho el milagro: El comité de huelga de Eulen ha convocado una asamblea para mañana que podría evitar esta medida y desconvocaría el paro indefinido a partir del lunes.

El ministro Íñigo de la Serna ha justificado la medida de reforzar la Guardia Civil en el aeropuerto por el "estado de alerta terrorista" en el que se encuentra España (nivel 4 en una escala de 5) pero no ha detallado cuántos agentes se incorporarán a El Prat ni cuánto costará la operación.

La orden se hará efectiva en los próximos días, en previsión de la huelga indefinida de 24 horas que empieza el lunes. Hoy, los empleados de Eulen han hecho cuatro paros de una hora que han provocado colas de 50 minutos. El domingo repetirán la huelga parcial.

El ministro de Fomento también ha anunciado que el Gobierno inicia los trámites para instaurar un laudo de arbitraje obligatorio. Un laudo es una resolución que dicta el mediador al final del proceso de arbitraje.

La intención de la Administración es usar esta figura legal para forzar a los trabajadores a acudir a su puesto de trabajo, aceptar unas condiciones concretas de negociación y acabar así con la huelga y, en consecuencia, con las colas.

Nueva asamblea

No obstante, a última hora de esta tarde los trabajadores han convocado para domingo una nueva asamblea que podría paralizar esta medida y permitiría desconvocar la huelga indefinida.

En la asamblea, que empezará a las once y terminará a las siete de la tarde, la plantilla únicamente votará si acepta la oferta económica que la mediación de la Generalitat propuso el pasado martes.