Cataluña
Cientos de personas, usando a sus hijos pequeños como 'parapetos y 'escudos humanos', protegen los colegios ocupados y se colocan las urnas

No ha llegado la sangre al río, porque la Guardia Civil tiene órdenes estrictas de aflojar la mano, pero más de un Mosso ha estado a punto este 1 de octubre de 2017 de irse caliente a casa, por apoyar el referéndum ilegal y para colmo intentar plantar cara a la Benemérita.

En Barcelona se ha producido un enfrentamiento entre un mosso y un guardia civil que rápidamente se ha difundido por las redes sociales.

No es el único incidente que ha habido a lo largo del día entre estos dos cuerpos policiales. Son varias las broncas, como se ve en el vídeo que publicamos arriba.

Pese a la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dada a los Mossos para que desalojaran colegios e impidieran su apertura, los agentes de la policía autonómica se han limitado a pasear alrededor de los centros.

Su desidia y traición a la Ley ha oblgado a enviar a toda prisa agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que poco antes de las nueve de la mañana, hora de apertura de los colegios, han cruzado a empujones entre los activistas apostados a las puertas de los colegios.

Según el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), de momento las cargas policiales han dejado a 38 personas heridas, de las que 37 son leves y una grave, al recibir un impacto en un ojo.

El Ministerio del Interior de España informa de que nueve agentes de Policía y dos guardias civiles heridos por los manifestantes independentistas cuando cumplían las órdenes de la juez.

A LA TRENA O EMPLUMADOS

No caben más excusas. José Luis Trapero, el jefe o mayor de los mossos de escuadra, se ha pasado las órdenes de la Fiscalía por el arco del Triunfo.

El responsable del cuerpo autonómico de seguridad catalana ha dado órdenes precisas para que, si quienes ocupaban los colegios no querían desalojarlos, sus agentes, a lo sumo, se limitasen a preguntar si pensaban marcharse del centro, a llevarse una respuesta negativa por parte de los secesionista y a marcharse entre aplausos de los allí presentes.

Como le preguntaban en COPE este 1 de octubre de 2017 a una pareja de mossos que por qué no actuaban y la respuesta era clara y contundente:

"¿Para qué? Ya está la Policía y la Guardia Civil y mañana, 2 de octubre, nosotros tendremos que seguir aquí".

Muy chulo y ufano hasta ahora, pero veremos si respira igual a partir del lunes, porque la Fiscalía ya ha filtado que 'emplumará' a Trapero y los jefes de los Mossos por su pasividad en el referéndum ilegal.

EL REFERENDUM CENCERRADA

Una cencerrada total. Y mucho cuento, sobre todo en Internet. Tambien pequeños incidentes, que los independentistas intentan convertir en 'masacres' subiendo fotos a la Red de cualquiera que tenga un pequeño corte, un rasguño o s ehaya retorcido un tobillo intentado bloquear la acción de los agentes del orden.

Ante la delictiva pasividad de los Mosos, que se están pasando las ordenes judiciales por la entrepierna, ha comenzado a actuar la Policía Nacional.

Con relativa contundencia en el colegio de Ramón Llul de Barcelona. Tras retirar las urnas, los policías han abandonado el colegio. Los independentistas les han bloqueado el paso muy chulos y han lanzado objetos contra los agentes en el Eixample de Barcelona.

Tras aguantar un buen rato, los policías han cargado contra los manifestantes que les impedían pasar, han disparado tres o cuatro balas de fogueo, han repartido unos porrazos y han solventado el problema.

A primera hora d ela mañana de este 1 de octubre de 2017, sin apenas violencia, pero con enorme determinación y a empujones, desalojaron el colegio Balmes de Barcelona. También se llevaron las urnas en la escuela Tibidabo.

Agentes antidisturbios de la Guardia Civil han entrado sin muchos miramientos en el colegio donde había anunciado con toda alharaca que iba a votar el independentista Puigdemont y se han llevado las urnas.

La Generalitat anuncia que no harán falta sobres para votar este 1-O en su ilegal referéndum de independencia y que valdrán las papeletas imprimidas en casa.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ordenó a la policía autonómica desalojar los centros electorales a partir de las 6.00, pero los Mossos se limitaron a acudir a los locales, sonreir como bobos, y levantar acta.

Tienen la orden de incautar todo el material electoral de los centros de votación que permanecen abiertos. Ya hay algunos choques con alborotadores pro independencia en Barcelona.

Con esta patético medida de último minuto el Govern intenta que los independentistas puedan votar pese a que sus colegios se hayan mantenido cerrados o que hayan sido precintados.

El es parecido al de la consulta del 9N, con una junta electoral central y un censo global.

El sistema se fiscalizará en teoría a través de una aplicación móvil del teléfono que los responsables de las mesas se deben descargar y que sobre el papel, aunque no en la realidad, permitirá certificar que cada ciudadano vota una sola vez.

El Gobierno de España, en su primera valoración oficial, subraya que se confirma que el Estado de Derecho ha desbaratado el referéndum ilegal y que la comparecencia de lo Govern esta mañana certifica que han liquidado cualquier vestigio de respetabilidad democrática.

Por primera vez en la historia mundial de las elecciones se cambian las normas de votación a 45 minutos de que esta comience, con el único objetivo del forzar el resultado de la misma: sin censo, con papeletas de casa, sin sobres y en el colegio que a cada uno le dé la gana.

«Si el 6 y 7 fue un bochorno democrático, lo de hoy es un bochorno electoral».

¡Esta es nuestra Policía Nacional! Gritos a favor de los agentes destacados en Cataluña

Galería de imágenes: