Cataluña
Ada Colau. CT
o es momento para el choque de trenes. Es momento para el diálogo y para imaginar nuevos caminos

Esta la alcaldesa antisistema en el rollo del 'diálogo', en el de la ropa blanca, ausencia de banderas españolas y todos iguales, como si en esta historia no hubiera ofensor y ofendidos, delincuentes y víctas, golpistas y demócratas.

Ada Colau ha comparecido este 9 de octubre de 2017 en la sede del Ayuntamiento de Barcelona para valorar la situación de Cataluña, que ha calificado "como la más grave desde el inicio de la democracia".

Se ha referido a las manifestaciones que apelan a la independencia, al derecho a decidir o a la unidad de España, y ha calificado a todas como legítimas.

También ha despotricado contra lo que califica de 'actos de violencia policial del 1-O' y ha definido esta fecha como un acto de soberanía popular.

"Como alcaldesa de Barcelona ha pedido calma y actuar con responsabilidad. Me voy a dirigir especialmente al presidente Puigdemont".

"Tiene unos compromisos con sus votantes, lo entiendo bien. Pero estamos ante un momento excepcional y hoy más que nunca hay que pensar en el conjunto del país. No hay que poner en peligro la cohesión social ni las institucional catalanas".

Ha acusado al "inmovilismo de Gobierno del Estado" de todos los problemas actuales. "El 1 de octubre ha abierto una ventana de diálogo" pero también advierte que no le acompañaremos si ahondan en una vía unilateral.

"El presidente Puigdemont sabe que en este escenario yo me implicaré. Hacen falta gestos de distensión por ambas partes".

A Rajoy le ha pedido que actúe con responsabilidad de Estado y que escuche a la ciudadanía.

"Le pido claramente y de manera concisa que descarte aplicar el artículo 155 y que retire los dispositivos policiales desplazados a Cataluña, para volver cuanto antes a la normalidad institucional".