Cataluña
Neus Bramona y su marido Oriol Junqueras. CT

Son los efectos perversos y no deseados del golpe independentista en Cataluña.

La orden de prisión contra el ex vicepresident de la Generalitat ha colocado en el ojo del huracán a su esposa, Neus Bramona, una maestra que ha pedido la baja "por enfermedad" y se ha recluido en su domicilio con sus dos hijos a la espera de que pase la tormenta.

La mujer de Oriol Junqueras (48) atraviesa un momento delicado.

Con su marido encerrado desde la noche de este 2 de noviembre de 2017 en la prisión de Estremera, sin fianza posible y compartiendo 'talego' con cinco de los ex consellers que protagonizaron con él, Puigdemont, Forcadell y otros el intento desquiciado de separar Cataluña de España, ella ha decidido aguantar el chaparrón desde su domicilio de La Roca del Vallés, donde se ha encerrado a cal y canto.

Hace unos días que pidió la baja "por enfermedad" en el colegio L'Ametlla del Vallés, donde da clases de primaria, y desde entonces está volcada en sus hijos, Lluc (4) y Joana (2).

Según su círculo cercano, Neus no comprende que su persona despierte algún interés mediático y no está dispuesta a salir a la palestra, por lo que va a defender su anonimato a toda costa:

"Ella no es importante en esta historia. Es la mujer de Junqueras y punto. Quiere mantenerse al margen y que no se la conozca".

A pesar de todo, Neus apoya incondicionalmente a su marido. De hecho, colgó en una de sus clases de primaria un manifiesto de apoyo al Govern de Puigdemont:

"Queremos manifestar nuestro apoyo al Gobierno, a los representantes de las instituciones catalanas y a toda la gente que trabaja para garantizar los derechos que ahora están fuertemente amenazados".

El ex vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y otros ocho ex consejeros del extinto Govern ingresaron anoche en prisión como medida cautelar por su vinculación con presuntos delitos de sedición, rebelión y malversación de caudales públicos.

Así lo ordenó la juez de la Audiencia NacionalCarmen Lamela, instructora del caso, que investiga los hechos relacionados con la celebración del referéndum ilegal del 1-O y la declaración de independencia de Cataluña.

La juez considera que existe "alta probabilidad" de ocultación, alteración y destrucción de fuentes de prueba, así como "alto riesgo de reiteración delictiva".

La magistrada advierte en su auto de prisión de que los hechos denunciados: "se han venido planificando y realizando de forma consciente por los querellados durante más de dos años".

 "Tampoco puede olvidarse el poder adquisitivo de los querellados que les permita fácilmente salir del territorio español y subsistir en el extranjero".

"Algunos querellados ya se han desplazado a otros países, eludiendo las responsabilidades penales en las que pueden haber incurrido".

Además de Junqueras, los ex consejeros que ingresarán en prisión serán Jordi Turull (ex consejero de Presidencia), Josep Rull (ex consejero de Territorio), Meritxell Borràs (ex consejera de Gobernación), Joaquim Forn (ex consejero de Interior), Raül Romeva (ex consejero de Asuntos Internacionales), Dolors Bassa (ex consejera de Trabajo) y Carles Mundó (ex consejero de Justicia).

Junqueras, increpado tras salir a escondidas de la Consejería: "¿Has ido a destruir papeles?”