Cataluña
El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. EF

La investigación judicial sobre el papel de los Mossos d'Esquadra acumula más indicios que demuestran que los agentes autonómicos no sólo adoptaron una actitud pasiva ante la celebración del referéndum ilegal del 1-O, sino que colaboraron "activamente" para que se llevara a cabo, en contra de los mandatos judiciales.

Informes policiales a los que ha tenido acceso Alejandro Requeijo y Daniel Montero  de EL ESPAÑOL elaborados días después de la cita detallan cómo los mossos usaron sus coches camuflados para recoger urnas utilizadas en la consulta tras permitir el recuento.

Los investigadores señalan a los mandos del Cuerpo catalán dirigido entonces por Josep Lluis Trapero, investigado por sedición en la Audiencia Nacional.

Estos informes firmados por agentes de Información de la Policía Nacional en Cataluña ya obran en poder del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga los hechos desde meses antes de la votación. A juicio de la Policía Nacional, hubo una "connivencia" entre los miembros de las mesas, los autodenominados Comités de Defensa del Referéndum en cada colegio y los Mossos d'Esquadra.

Se basan en que los agentes autonómicos no impidieron la formación de las mesas electorales, tampoco requisaron urnas hasta que se procedió al recuento (en ocasiones con los policías delante) y que cuando se llevaron las urnas de los colegios, lo hicieron sin oposición alguna por los integrantes del Comité de Defensa del referéndum.