Cataluña
Las docentes acudiendo al juzgado tras acosar a hijos de guardias civiles. PD

Se comportaron como unas completas mamarrachas y ahora tendrán que pagar, sin duda alguna, por su acoso a unos tiernos infantes cuyo único delito es ser hijos de guardias civiles.

Después del 1 de octubre de 2017, con el famoso referéndum ilegal, varios docentes se dedicaron a echar pestes de la Guardia Civil y, especialmente, se cebaron con alumnos cuyos padres eran efectivos beneméritos. Pero los niños, lejos de callarse, denunciaron los hechos a sus progenitores y estos tomaron medidas en el ámbito judicial.

Ahora es la Fiscalía la que ve indicios de delito de incitación al odio en la actuación de dos maestras de Educación Primaria del colegio Mossèn Albert Vives de la Seu d'Urgell (Lleida) por el tratamiento que hicieron en clase de los hechos ocurridos durante el referéndum ilegal del 1-0 en Barcelona.

Según consta en las denuncias presentadas por los familiares, las dos maestras acusadas explicaron a los alumnos que "la Guardia Civil es mala y pega a la gente". Los denunciantes, entre ellos una pareja de agentes de la Guardia Civil, consideran que los niños sufrieron también humillaciones e insultos.

En concreto, en las denuncias aseguran que los docentes hicieron comentarios a favor del referéndum y que las escuelas celebraron actos como la lectura de un manifiesto condenando las cargas policiales del 1-O y guardando un minuto de silencio el 3 de octubre de 2017, con motivo del día del paro general.

Fuentes judiciales consultadas por el diario ABC precisaron que quedan pendientes de realizar dos pruebas periciales solicitadas por la Fiscalía; una exploración de los menores y una prueba psicológica a los menores para determinar la veracidad de las acusaciones.