Cataluña
Agentes de la Guardia Civil acosados por los golpistas que habían sido avisados por los Mossos. PD

No tienen propósito de enmienda y es para echarse a rezar si algún día vuelve a recuperar una Generalitat de Cataluña separatista el control de los Mossos, que no son precisamente 'Los Hombres de Paco', aquella mítica serie de Antena 3.

Que el cuadro policial autonómico no era trigo limpio, al menos en sus mandos superiores, no hacía falta ir hasta Santiago de Compostela para comprobarlo. Bastaba con ver al jefe de esa policía, el tal Trapero, para darse cuenta de que esa policía no estaba por acatar órdenes del Estado español.

Y, dicho y hecho, durante la infausta jornada del 1 de octubre de 2017, la del referéndum ilegal en Cataluña, los Mossos no sólo se dedicaron a la contemplación, a repatir urnas y a recibir flores de los separatistas. También, como unos fieles a la causa secesionista, decidieron informar en todo momento de los movimientos de Policía y Guardia Civil para que la turba golpista supiera en todo momento dónde iban a estar esos agentes.

Un espionaje más propio de la Gestapo que de unos efectivos policiales que, en un claro ejercicio de desmemoria, pisotearon su labor fundamental, la defensa de la democracia y de la unidad de España.

Así, en los chats que saca El Periódico de Cataluña, se puede leer perlas de este calibre:Petición:

Se transmite a todo el territorio que CECOR (Centro de Coordinación) solicita que en caso de localizar vehículos y efectivos de CNP (Policía Nacional) y GC (Guardia Civil) efectuando movimientos, se informe a través del chat.

70 vehículos de la Guardia Civil se encuentran en aparcamiento aeropuerto Girona.

Los propios policías y guardias civiles aseguraban que los Mossos sólo estaban preocupados de conocer los movimientos de sus colegas policiales y no de poner freno a los violentos separatistas.