Cataluña

Es de traca. El expresidente catalán Carles Puigdemont, aunque él ahora quiera negar la mayor por Twitter, ha arrojado la toalla y ha provocado una oleada de reacciones desopilantes.

Y es que llama la atención que quien pretendía presidir la Generalitat vía telemática, por vídeoconferencia o por Skype, resulta que haya anunciado su rendición vía whatsapp según los mensajes que le ha enviado a otro prófugo de la Justicia española, el exconsejero Toni Comín.