Cataluña

Ni porras, ni pistolas de aire comprimido ni pelotas de goma. Simplemente les ha bastado con echarle un par de huevos al asunto y ponerse, nunca mejor dicho, manos a la obra para acabar con la tontería de los golpistas corta carreteras en Cataluña.

Un grupo de camioneros rumanos, hartos de ver como los separatistas volvían a cortar la AP-7 a la altura de Figueras, en la provincia de Gerona, se han bajado de sus vehículos y han mandado bien lejos todos los obstáculos que estaban en la vía y que les impedían continuar la ruta.

Los transportistas le han dado una auténtica lección de valor a unos pasivos mossos que, a lo largo de estos días, se han dedicado al mejillón y a contemplar como unos golpistas cortaban una de las principales vías de circulación sin hacer absolutamente nada.