Cataluña
El presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet. FX

Alto y claro. La revista Actualidad Económica recoge este 26 de julio de 2018 una entrevista al empresario catalán José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España y la empresa Freixenet, con su célebre cava y cuya titular es claro "España no nos roba, los independentistas engañan".

El empresario catalán no siempre tuvo un discurso enfrentado al nacionalismo. De hecho fue uno de los firmantes de 'la carta de los 10' en la que los diez empresarios más relevantes de Cataluña mostraban su respaldo al Estatut de Pascual Maragall y Artur Mas de tan desastrosas consecuencias.

Aquella carta de 'los 10' también la firmaron José Manuel Lara Bosch (Grupo Planeta) y el conde Javier de Godó (Grupo Godó). Lara Bosch, al igual que Bonet, ya se desligó completamente de los nacionalistas cuando estos optaron por la vía independentista, mientras que Godó ha intentado jugar a dos bandas: en una mano La Vanguardia pidiendo moderación y en la otra la RAC1 fomentando radicalismo a base de victimismo indepe diario.

En la entrevista en Actualidad Económica asegura que lo ocurrido ha causado "fractura social y enfrentamiento en la sociedad catalana que crece".

Intenta ser positivo por la llegada de Pedro Sánchez, aunque elogia a Rajoy en algunos aspectos.

Hay que aprovechar la oportunidad que supone el propio cambio de Gobierno para dialogar y llegar a consensos, pero sin traspasar ninguna de las líneas rojas que existen realmente y que en buena parte están en la Constitución.

Se repite que España nos roba y es mentira. Se dice que cuando seamos independientes Cataluña será la panacea: falso. Que seguiremos en la Unión Europea y es que no.

AUSENCIA DE CONTRAPUNTO

Bonet también analiza la situación de los medios de comunicación independentistas - hegemónicas en Cataluña - y el suministro de consignas ‘indepes' sin que hubiera contrarréplica por parte del unionismo:

En los planteamientos independentistas catalanes siempre ha habido mucho engaño, pero mucho. El problema es que no han tenido el contrapunto adecuado. Los que defienden la independencia han dado lecciones magistrales de propaganda, y no ha sido así en el caso de los que defienden España.

Una dura crítica de alguien que conoce el terreno de juego.