Ciencia
El sacerdote Patxi Bronchalo. PB
¿No tiene el estado el deber de velar por el bienestar de sus ciudadanos? ¿No es el alma una parte fundamental a cuidar para que la persona esté bien?

Se llama Patxi Bronchalo, tiene 30 años y es cura en la parroquia de Valdemoro de Getafe (Rosario de palos a Pablo Iglesias a cuenta de la Misa de TVE: 'A esas horas, los de Podemos están durmiendo la mona').

Y además ha decidido escribir una carta a Pablo Iglesias para explicarle por qué la misa de La 2 no hace daño a nadie, sino todo lo contrario (Luis Ventoso deja a Iglesias hecho un Cristo: "Su campaña contra la Misa demuestra su indigencia de propuestas").

El sacerdote, muy activo en las redes sociales y con canal de Youtube, empieza su misiva al líder de Podemos aclarando su posición ante el mundo que le rodea:

"Como muchos de la generación de los 80, sufro la desilusión de no saber a quién votar, me escandalizan los casos de corrupción y veo con dolor las consecuencias en la gente sencilla de una economía que ha endiosado al dinero y dado de lado a la persona".

Eso, por si el sectario político con coleta tenía alguna duda.El cura se presenta así en su perfil de Twitter: "Soy cura. No sabría ni querría ser otra cosa. Mi parroquia es @AsunValde, mi @DiocesisGetafe y mi Madre la Iglesia. Lo demás no es importante. En la #iMision".

Hechas las aclaraciones, entra Patxi Bronchalo en materia:

"Soy un privilegiado por ver y conocer las historias de dolor y paz de quienes vienen a Misa a mi parroquia. Y también están las historias de los que no van, que son muchos. Muy a su pesar, muchos se tienen que quedar en casa. No pueden venir. La edad se lo impide. La enfermedad física no les deja moverse del sillón. La minusvalía hace que tenga que depender de otros en todo. La depresión les condena a no salir de la cama. La soledad les hace aterrarse de salir al mundo".

Patxi Bronchalo continúa:

"De primera mano puedo asegurarte que es muy grande la cantidad de personas que están deseando que empiece la Misa del domingo de La Dos. Para muchos será el único consuelo de ese día. Muchos solo encontrarán paz y compañía ahí. Muchos no tendrán más alimento para su espíritu que ese. Muchos han pasado una vida de fatigas, de penurias y ahora están solos, y solo les queda Dios".

"No nos engañemos: el alma necesita alimento. Y estas personas no encuentran consuelo en los animalitos que salen después de comer, ni en las peleas que salen en los realitys, ni en las entrevistas de Chester, ni siquiera en vuestros debates desde el Congreso que nos cuentan las noticias. El alma necesita otra cosa. Negar a Dios es mutilarnos".

Y a renglón seguido le lanza varias preguntas:

"¿No tiene el estado el deber de velar por el bienestar de sus ciudadanos? ¿No es el alma una parte fundamental a cuidar para que la persona esté bien? ¿Podemos obviar que aunque vivamos en un estado aconfesional son cientos de miles los católicos de nuestra bella tierra? ¿Por qué dices que hay que quitarles la Misa?".

"Dime Pablo, de corazón, que no es por ideología", concluye, no sin antes contarle que, a pesar de todo, "sinceramente te digo que rezo por ti".