Ciencia
Manuela Carmena. EF
En Europa el negro es el color que tradicionalmente se asocia al luto, pero en los rituales budistas de Japón, China o la India, el blanco es el color asociado a la palidez de la muerte

'Ocurrencias Carmena'. La Empresa Municipal de Servicios Funerarios (EMSF) de Madrid ha ampliado su flota de vehículos fúnebres y ha elegido el color blanco para la carrocería, que contrasta con los colores oscuros que llevan los coches del sector.

Esta inversión en la flota de coches es una de las tres líneas de actuación de la empresa municipal de servicios funerarios: gestión, patrimonio e inversión, explica la EMSF.

Las inversiones forman parte de un plan presentado hace un año y que se desarrollará hasta 2019 para adecuar la capacidad operativa de todas las construcciones.

El gerente de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios, Fernando Sánchez, reconoció este 17 de noviembre de 2017 que "en la cultura europea el negro es el color que tradicionalmente se asocia al luto":

"En los rituales budistas de Japón, China o la India, el blanco es el color predominante asociado a la palidez de la muerte".

"Nuestro objetivo es disponer de todo lo necesario para ofertar un servicio de calidad a la ciudadanía madrileña; esto incluye ofrecer un amplio catálogo de productos y servicios entre los que la familia pueda elegir para despedir a sus seres queridos con la mayor personalización posible".

No es la primera vez que los coches de la empresa funeraria madrileña municipal optan por el blanco. A principios del siglo XX ya utilizó carrozas fúnebres de este color que se empleaban principalmente para los niños y chicas jóvenes.

La funeraria municipal pondrá a disposición de las familias más de 30 vehículos fúnebres, todos ellos de alta gama, además de más de una docena de furgones de recogida y vehículos de asistencia con los que ofrecerán asistencia en domicilios, residencias y hospitales. Gestiona dos tanatorios y dos crematorios, el de La Almudena y el del Cementerio Sur, además de trece cementerios.

ste nuevo vehículo mantiene la línea de alta gama de modelos Mercedes carrozados. En este caso particular, se trata de un Mercedes VF 213 carrozado en el modelo Stylo y convirtiéndolo en un vehículo fúnebre con un diseño "elegante y vanguardista" que adapta su interior tanto para el traslado de féretros como de urnas.

Entre los actuales turismos fúnebres cabe destacar como diferenciadores, además de estos nuevos vehículos en color blanco, dos Cadillac Fleetwood carrozados sobre el modelo Crown Sovereign.