Ciencia
Tabor de regulares marroquíes a las órdenes de Franco en la Guerra del 36. EP

Lo recrea magistralmente Manuel P. Villatoro en 'ABC' este 10 de febrero de 2018.

Sucedió en una noche calurosa y aparentemente tranquila de 1937. Ese fue el escenario que acogió, entre el 10 y el 11 de febrero (en plena batalla del Jarama), una acción militar en apariencia menor, pero que permitió al ejército franquista superar este río y continuar su avance sobre Madrid.

La toma del puente del Pindoque aparece relegada en los libros de Historia, pero tuvo una importancia determinante durante el que, a día de hoy, es recordado como uno de los enfrentamientos más sangrientos de la Guerra Civil.

Aquella jornada, los hombres del I Tabor de Tiradores de Ifni (principalmente soldados marroquíes) lograron conquistar a cuchillo uno de los puntos vitales de la defensa republicana.

Y, para asombro de todos, lo hicieron al abrigo de la oscuridad y mediante armas blancas para no ser descubiertos. Por suerte para ellos, la mayor parte de sus enemigos se hallaban durmiendo.

A pesar de ese golpe de mano, los nacionales no lograron finalmente conquistar Madrid.

De hecho, el frente se estabilizó hasta 1938, cuando la República construyó una línea de búnkers en las inmediaciones del Jarama con el objetivo de evitar un posible avance enemigo.

NOTA.- PINCHAR PARA LEER REPORTAJE COMPLETO EN ABC