Ciencia

Estados Unidos respira un poco más tranquilo este 12 de septiembre de 2017 después de que el devastador huracán Irma, que entró con categoría 4, ahora se haya rebajado a depresión tropical.

El ciclón ha dejado una decena de fallecidos en Florida y unos cuantiosos daños materiales imposibles de cifrar. Entre tanta catástrofe ha surgido una nueva estrella viral: el intérprete del lenguaje de signos que acompañó al gobernador Rick Scott.

El mandatario de Florida estaba comunicando al país el peligro que se les avecinaba con el huracán Irma.

Era un mensaje serio, con toques dramáticos para concienciar a la población de que debían huir de la zona o resguardarse en lugares seguros. Para que la advertencia llegara a más audiencia, durante su discurso televisado del sábado contó con un intérprete del lenguaje de signos para que lo entendieran los sordos.

Ya en otras ocasiones se han convertido en noticia estos intérpretes cuando han sido desenmascarados por ser unos impostores.

Aún permanece en el recuerdo la actuación de Siziwe Jantjie, al lado de Barack Obama, cuando el presidente de EEUU hablaba durante el funeral de Nelson Mandela. Aquel fue un fraude, se inventó sus propios signos y luego se excusó diciendo que estaba "alucinando y oyendo voces".

En esta ocasión el intérprete que acompañó a Rick Scott, no ha trascendido su nombre, sí estaba cumpliendo con su trabajo y traduciendo fielmente el mensaje. El problema surge con su forma de gesticular.

Sus vídeos están triunfando ahora en Internet y todo porque ven en él a una persona que está exagerando en exceso en un momento tan delicado para el país.

La traducción para sordos es ahora viral por las muecas que rozan la comedia, los gestos donde acaba sacando la lengua o la dramatización de su cara en algunos fragmentos del vídeo.

Una actuación que dista mucho de las que suelen verse en televisión en momentos así. Tuvo tanto impacto su interpretación que muchos han confesado en YouTube que él le robó todo el protagonismo a Rick Scott.

Según algunos testimonios de tuiteros recogidos en el Washington Examiner, hay quien considera que el intérprete fue lo único bueno del huracán Irma. Aunque en realidad este hombre no trataba de ser cómico, como bien explica un experto en el The New York Post:

"el uso de expresiones faciales dramáticas es la gramática del ASL (American Sign Language) y así es como, por ejemplo, se puede diferenciar entre "algunas inundaciones" e "inundaciones severas".