Ciencia
Un hornillo para cocinar, alimentado con paja y estiercol de vaca. UF

La contaminación con origen en los hornillos alimentados con paja o estiércol, usados en millones de hogares pobres en Asia para preparar la comida, ha sido subestimada en la India.

Anteriormente, numerosos grupos de investigación en todo el mundo han demostrado, en su mayoría basados en experimentos de laboratorio, que el humo emitido por las estufas utilizadas tanto para cocinar como para calentar tiene un impacto ambiental definitivo y perjudicial, particularmente en la India.

A pesar de los avances en la tecnología, muchas personas son reacias o incapaces de adoptar hornillos más nuevos y limpios. Durante varios años, un equipo colaborativo de la Universidad de Washington en St. Louis ha estudiado el problema y las posibles soluciones. Ahora, una nueva investigación da una imagen más clara del verdadero alcance del tema.

"Los hallazgos de nuestro proyecto muestran cuantitativamente que las emisiones de partículas de los hornillos en India han sido subestimadas", dijo Rajan Chakrabarty, profesor asistente de ingeniería energética, ambiental y química en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas.

La investigación, recientemente publicada en Atmospheric Chemistry and Physics, fue la culminación de los estudios de campo realizados en India por miembros de la facultad de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Washington y la Escuela Brown.

En diciembre de 2015, los investigadores pasaron 20 días realizando una serie de pruebas en Raipur, una ciudad del centro de la India donde más de las tres cuartas partes de las familias usan estas estufas para preparar sus comidas.

Trabajando en conjunto con científicos de la Universidad Pandit Ravishankar Shukla en Raipur y el Instituto Indio de Metrología Tropical, así como con colaboradores del Instituto de Investigación del Desierto en Reno, Nevada, los investigadores quemaron una amplia variedad de biocombustibles adquiridos en diferentes partes de la India, cocinaron diferentes comidas en varias situaciones de ventilación variable, y luego registraron los niveles de emisión resultantes utilizando dispositivos de medición de partículas de alta tecnología.

Una vez que los datos se procesaron en St. Louis, los resultados fueron sorprendentes: en algunos casos, se detectaron más del doble de los niveles de emisión en comparación con los hallazgos de laboratorio anteriores.

"Salimos a las zonas rurales de la India para ver qué estaba pasando realmente", dijo Chakrabarty.

"La quema tradicional en hornillos es una de las fuentes más grandes de contaminantes en la India. Descubrimos que es un gran problema, esto es revisar lo que la gente sabía desde hace décadas".

Si bien se necesita más investigación para evaluar el efecto exacto de las emisiones de las estufas en el clima y la salud, los investigadores dicen que su trabajo sienta las bases para seguir mejorando el proceso mediante el cual se evalúan y se miden esos efectos.

"Fuimos con algunos instrumentos avanzados reales para mapear información detallada sobre las emisiones", dijo Pratim Biswas, presidente del Departamento de Energía, Ingeniería Ambiental y Química.

"También usamos sensores de bajo costo que desarrollamos. Un gran número de estos podría implementarse simultáneamente para proporcionar información sobre la propagación de la pluma. No se trata de tomar una sola lectura".

"Esto nos permite eventualmente determinar las regiones de puntos calientes y qué ubicaciones tendrían altas concentraciones", dijo. "Esta caracterización detallada de la situación es muy crítica, y eso solo puede ocurrir en el campo. No podemos hacerlo aquí en el laboratorio".