Ciencia
Glaciar en el Tibet. RT

Un esfuerzo científico internacional ha determinado la causa de insólitas y gigantescas avalanchas en un par de glaciares registradas en el Tíbet en 2016.

En julio de ese año, un glaciar en el Tíbet, nada destacado entre miles en la región, hizo algo documentado en la Tierra una sola vez: casi toda la masa de hielo se deslizó de su lecho, cayendo a gran velocidad en una poderosa avalancha, por laderas tan suaves que normalmente ni incluso una pequeña avalancha podría ocurrir, dijo Jeffrey Kargel, científico jefe del Planetary Science Institute y coautor del estudio, publicado en Nature Geoscience.

La mega avalancha, una de las más grandes jamás documentadas en todo el mundo, mató a nueve pastores y cientos de sus animales.

"Lo que sucedió a continuación fue realmente notable. Luego, un glaciar vecino hizo lo mismo. Se deslizó de su lecho, bajando una pendiente similar, solo dos meses después de la primera, creando otra avalancha gigante de hielo", dijo Kargel.

"Afortunadamente, ninguna otra persona perdió la vida".

Un equipo compuesto por seis detectives de teledetección satelital que observaba detenidamente la desaparición del primer glaciar quedó estupefacto por el segundo evento.

El equipo descubrió que ambos glaciares exhibieron un deslizamiento precursor similar sobre sus lechos en los meses y años anteriores al colapso, un comportamiento que indicó la penetración del agua de deshielo en el fondo de los glaciares.

Esta fue una pista significativa, porque los glaciares se producen a elevaciones de permafrost entre 5.700 y 6.300 metros sobre el nivel del mar, donde se creía que el hielo estaba congelado hasta el suelo.

El hecho de que el derretimiento y el deslizamiento basal parecían estar en marcha podría estar relacionado con el calentamiento del clima o el aumento de las lluvias de verano.

Otro hallazgo clave fue hecho por Kargel y Gregory Leonard (Universidad de Arizona) -primero basado en imágenes satelitales, y luego confirmado por muestras recogidas por otros miembros del equipo- que el lecho glaciar está hecho de rocas sedimentarias de grano fino, como limolita, arenisca, y arcilla.

Este es un tipo raro de lecho para los glaciares, donde normalmente las montañas hechas de tales rocas blandas se convierten en lodo en poco tiempo.

El equipo cree que los glaciares se habían congelado casi por completo y no se podían deslizar y moler hasta hace poco. Después de que se recolectó suficiente agua en el lecho del glaciar, los glaciares comenzaron a moler las rocas y crear un barro resbaladizo y húmedo que ocasionó que los glaciares se salieran de control repentinamente cuando se inmiscuyó el agua de deshielo del verano.

No es un buen augurio para el Tíbet, donde tipos de rocas similares, glaciares similares y un calentamiento climático similar darán lugar a más situaciones de riesgo.

"Puede haber una pizca de perspicacia para Marte, donde las avalanchas gigantes que parecen similares han sido un misterio", dijo Kargel.

"Si las avalanchas marcianas fueron de hielo y rocas blandas, y hubiera lugar una transición similar de las condiciones totalmente congeladas a las parcialmente descongeladas, ¡wham! ¡La madre de todas las avalanchas de hielo!".