Ciencia
Emisiones de barcos marcan la atmósfera con nubes brillantes. NASA

Los barcos que surcan el Océano Atlántico producen este mosaico de rastros de alargadas nubes brillantes que cruzan la costa de Portugal y España.

Estas nubes, conocidas precisamente como pistas de barco, se forman cuando el vapor de agua se condensa alrededor de diminutas partículas de contaminación que los barcos emiten como gases de escape o que se forman a partir de los gases del escape. Por lo general, este fenómeno se forma en áreas donde hay estratos de bajo nivel y nubes cúmulos, informa la NASA.

Algunas de las partículas contaminantes generadas por los buques (especialmente los sulfatos) son solubles en agua y sirven como las semillas alrededor de las cuales se forman las gotas de nubes. Las nubes infundidas con el escape del barco tienen más y más pequeñas gotas que las nubes no contaminadas.

Como resultado, la luz que llega a las nubes contaminadas se dispersa en muchas direcciones, haciéndolas parecer más brillantes y más gruesas que las nubes marinas no contaminadas, que normalmente son sembradas por partículas más grandes que se producen naturalmente, como la sal marina.

El espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) a bordo del satélite Aqua capturó esta imagen de color natural el 16 de enero de 2018. Algunas de las nubes que se entrecruzan se extienden cientos de kilómetros de punta a punta. Los extremos angostos de las nubes son los más recientes, mientras que los extremos más anchos y ondulados son más antiguos.