Ciencia

La mayor tempestad de nieve jamás registrada ha alterado por completo la vida cotidiana de Moscú, una ciudad acostumbrada de sobra a la nieve y donde se han registrado este lunes una temperatura de 13 grados bajo cero y numerosos embotellamientos de tráfico debido a las dificultades para conducir.

Los aeropuertos de la capital rusa han tenido que anular un centenar de vuelos porque era imposible despegar de las pistas.

"Es la primera vez en cien años que tuvimos tanta nieve. La intensidad de las nevadas, los cambios meteorológicos con lluvia, nieve y heladas complican el trabajo de los empleados viales", declaró el vicealcalde de Moscú, Piotr Biriukov.

Este lunes las autoridades han pedido a los ciudadanos que no circulen en automóvil y han cerrado las escuelas. 780 personas tuvieron que ser socorridas en el centro de Rusia, tras haber quedado atrapadas en sus vehículos sepultados por la nieve.

Este domingo cayeron 43 centímetros de nieve, más de la mitad de lo que cae de media en la ciudad en un mes, según el Servicio Nacional de Meteorología. Una persona murió y otras resultaron heridas por las caídas de los árboles bajo el peso de la nieve.

Cerca de 70.000 agentes del ayuntamiento fueron movilizados para despejar las carreteras.

Durante el fin de semana, los servicios públicos han retirado de las calles y las carreteras la cifra récord de 1,2 millones de metros cúbicos de nieve.

Según las autoridades, para limpiar la ciudad de todas las precipitaciones caídas en dos días se necesitan al menos nueve jornadas laborales, pero "se tomarán las medidas necesarias" para acelerar esas labores.

"Es la primera vez en cien años que cae tanta nieve. Un verdadero desafío para los servicios públicos", reconoció el vicealcalde de Moscú.

El funcionario agregó que los trabajos de limpieza se dificultan por el frío de 17 grados bajo cero y los pronósticos que auguran la continuidad de la nevada - con menor intensidad - durante los próximos días.