Ciencia

Probablemente, el hecho de conocer que todos los seres humanos tenemos arácnidos en las pestañas o las cejas puede inducir a las personas a sentir sentimientos como miedo o asco, pero estos microscópicos seres vivos -van unidos a nuestra condición biológica, y están ahí porque tienen encomendada una necesaria misión, la supresión de células muertas de nuestro rostro, de las cuales se alimentan.


Estos arácnidos especiales tienen una anatomía singular, ya que disponen de cuatro pares de patas y un abdomen alargado, por esta razón, algunos estudiosos los llaman "gusanos del rostro" y la verdad es que es poco gratificante para el que escucha, decirle que tiene toda la cara llena de gusanos, aunque sean microscópicos y no hagan ningún daño.


Su nombre científico es Dermodex Folliculorum, porque viven agarrados a los folículos de los pelos, tanto en pestañas como en cejas, lugares que pueden abandonar en busca de partículas muertas de la piel de las cuales se alimentan. Estos gusanos-araña no son perceptibles salvo que se analice, por ejemplo, un pelo de pestaña al microscopio y su vida suele ser corta ya que no superan los 20 días de vida, morbilidad que contrarrestan con una rápida y numerosa reproducción. Pueden saltar con facilidad de una persona a otra, basta acercar el rostro para dar o recibir un beso o con un simple abrazo.


En adelante, cuando al lector se le produzca una comezón en determinado punto del rostro por la noche, tal vez este producida por una concentración inusual de Dedermodex Folliculorum.


Algunos biólogos opinan que estos microorganismos tienen mucho que ver en la descomposición del cuerpo de los fallecidos.

Galería de imágenes: