Ciencia

Una manada de 400 vacas pasaba por un campo en Thornbury, Reino Unido, cuando de repente, algo asustó a los animales, que invadieron la ciudad, rompiendo una cerca y entrando al lugar menos convencional para pastar: el camposanto. Los animales permanecieron en el cementerio una hora y después un granjero se las llevó.