Ciencia

Los visitantes de un museo oceanográfico fueron testigos de la ferocidad de una raya, que no tuvo piedad y devoró un calamar ante sus atónitas miradas. Algunas de esas personas no pudieron reprimir sus gritos de espanto al contemplar la escena.