Ciencia

Entre los ‘milagros' que ocurren después de una desgracia en un país, se encuentra la unión de los ciudadanos. Las divisiones políticas, religiosas o ideológicas se olvidan y se las personas tratan de ayudar y salvar a los más perjudicados. Eso han demostrado los mexicanos, quienes han colaborado de todas las formas posibles tras los terremotos en México.

Algunos ayudan en el tráfico, otros con el rescate de personas y están quienes rescatan a animales. Entre el montículo de tierra que dejó el derrumbe de un edificio, se salvó a un perro. Decenas de personas estaban esperando que los rescatistas lograran la misión sin que nadie más salga dañado, según recoge Trome.

Cuando los bomberos y algunos vecinos cargaron al perro mostrando que estaba a salvo, las personas aplaudieron y gritaron de la emoción. Un momento de felicidad se volvió a sentir después de los terremotos en México.