Ciencia

Una mujer de la ciudad estadounidense de Gilbertville, en Massachusetts, salió al porche de su casa y se encontró con que sus gatos habían cometido un estropicio.

Los felinos estaban todavía en la escena del crimen, pero no le prestaron mucha atención y ni siquiera les importaba mucho que estuviera filmándolos. En realidad, debido al estado en el que se encontraban, es posible que no les importara nada. Y es que los mininos se habían zampado ni más ni menos que las plantas de marihuana de su dueña, según recoge RT.

"Las lámparas de cultivo se habían estropeado, así que saqué las plantas al porche durante unos 15 o 20 minutos. Cuando salí para volverlas a llevar a la sala de cultivo, mis gatos se las habían comido todas", escribió la mujer en la descripción del vídeo que ha compartido en la Red.