Ciencia
Ratas. PD

Investigadores de la Universidad de Berna han demostrado por primera vez en un experimento que animales no humanos intercambian servicios básicos.

Los humanos comúnmente intercambian diferentes productos o servicios, lo que se considera una competencia central de nuestra especie.

Sin embargo, esta capacidad no es exclusivamente humana ya que las ratas de Noruega también intercambian diferentes servicios o productos básicos.

Siguen estrictamente el principio "ojo por ojo", incluso cuando pagan con 'monedas' diferentes, como aseo o aprovisionamiento de alimentos.

Los seres humanos cooperan entre sí sobre una base cotidiana y en diferentes escalas. Cooperamos, por ejemplo, abriendo la puerta a otros, tocando sinfonías, construyendo transbordadores espaciales o desarrollando planes para reducir el calentamiento global. Aunque un alto nivel de cooperación es nuestra marca registrada, la cooperación no es exclusivamente humana.

Muchos animales se ayudan mutuamente también, como las abejas que gestionan su colmena. La cooperación humana a menudo sigue la estrategia recíproca "Te ayudo porque me ayudaste antes". Tal cooperación recíproca ha sido demandada cognitivamente, especialmente cuando se intercambian diferentes productos o servicios.

El comercio de diferentes productos o servicios básicos es un componente fundamental de las interacciones humanas, que permite, por ejemplo, la división del trabajo, que es la base de nuestro éxito ecológico y económico. Se ha argumentado que las altas demandas cognitivas de tal comercio pueden obstaculizar la cooperación en animales no humanos.

En contraste, varios estudios de animales salvajes han sugerido un intercambio de diferentes productos, pero hasta ahora esto no ha sido examinado por manipulaciones controladas del comportamiento de los sujetos de prueba.

En un estudio experimental, Manon Schweinfurth y Michael Taborsky del Instituto de Ecología y Evolución de la Universidad de Berna probaron si las ratas comunes de Noruega participan en el intercambio recíproco de dos formas diferentes de ayuda, es decir, el acicalamiento y la provisión de alimentos.

Sus ratas de prueba fueron sometidas a prueba con un socio que cooperaba o que no cooperaba en uno de estos dos servicios de ayuda. Para inducir el acicalamiento, los investigadores aplicaron agua salada en el cuello de las ratas de prueba, que apenas es accesible para el aseo personal, por lo que se necesita ayuda de un compañero.

Para inducir el suministro de alimentos, las ratas compañeras podrían llevar los alimentos a las ratas de prueba. Posteriormente, las ratas de prueba tuvieron la oportunidad de intercambiar favores por el servicio alternativo, es decir, acicalar a la pareja después de recibir alimentos de ella, o de donar alimentos después de haber sido aseados.

Las ratas de prueba preparadas colaboraron con mayor frecuencia que los proveedores de alimentos que no cooperaron, y donaron alimentos con mayor frecuencia a los socios que las habían preparado cuidadosamente antes. Aparentemente, intercambiaron estos dos servicios entre otros según las reglas de decisión de la reciprocidad directa.

"Este resultado indica que el intercambio recíproco entre animales no humanos puede estar mucho más extendido de lo que se supone actualmente. No se limita a especies de cerebro grande con capacidades cognitivas avanzadas", dice Manon Schweinfurth.