Ciencia
Ajolote BBC Mundo/IMP

Si hay una criatura que, por sus características biológicas, ha atraído el interés de los científicos es la salamandra, ya que es el único animal vertebrado capaz de regenerarse.

En el grupo de estos anfibios se destaca el ajolote -o Axolótl- mexicano (Ambystoma mexicanum) por sus extraordinarios procesos para regenerar extremidades amputadas y otros órganos y tejidos del organismo, según recoge BBC Mundo.

Se ha observado, por ejemplo, que si estos animales pierden una extremidad, son capaces de regenerarla en cuestión de semanas, con todos sus huesos, músculos y nervios en los lugares apropiados.

Aún más fascinante, dicen los investigadores, es la habilidad del ajolote para reparar su médula espinal cuando ésta sufre una lesión y lograr que funcione como si no hubiera sufrido daños.

Además puede reparar otros tejidos -como el retinal- y curar heridas sin dejar cicatrices.

No sólo eso. Este anfibio, que está en peligro de extinción en su hábitat natural, también ha atraído el interés de los investigadores por la relativa facilidad con que puede reproducirse.

Por eso, desde hace unos 150 años los científicos han estado cultivando estos animales en el laboratorio e intentado descubrir los secretos de sus extraordinarios procesos biológicos y sus potenciales aplicaciones en la medicina humana.

Por ejemplo, en la reparación de lesiones cerebrales o de medula espinal y la prevención de cicatrices cardíacas.

Ahora un equipo de científicos internacional descubrió uno de sus secretos: el ajolote tiene el genoma más grande que se ha secuenciado hasta ahora, mucho más grande que el humano.

Este anfibio tiene 32.000 millones de pares de bases de ADN, 10 veces mayor que el genoma humano, el cual posee 3.200 millones de pares de bases de ADN.

Fuente original: BBC Mundo/Leer más

VÍDEO DESTACADO: El mortal ataque de un jabalí contra dos aldeanos chinos