Ciencia
El vuelo del colibrí. RT

Un nuevo estudio revela que los colibríes deben la agilidad única con la que vuelan, moviendo sus alas a gran velocidad, a la capacidad muscular y la morfología del ala.

La científica Roslyn Dakin, del Instituto Smithsoniano de Conservación Biológica del Centro de Aves Migratorias, y sus colegas estudiaron miles de aceleraciones, rotaciones y giros de más de 200 colibríes en 25 especies.

Los pájaros volaron al azar en un área cerrada, mientras que un sistema de rastreo de ordenadores registró sus movimientos.

Sorprendentemente, las diferencias entre las especies fueron lo suficientemente distintas como para que los autores clasificaran correctamente las especies en el 34 por ciento de los casos basándose únicamente en sus patrones de maniobra, lo que indica que las diferencias entre especies en el estilo de maniobra son sutiles pero significativas.

La capacidad muscular se asoció con una mejor desaceleración, la aceleración en un instante y las rotaciones hacia arriba, según detallan los autores en un artículo publicado en 'Science'.

La carga del ala, que es la relación del área del ala en comparación con la masa corporal, se vinculó con un mejor movimiento de rotación y giros en general.

Dado que se encontró que la capacidad muscular es el rasgo primario a nivel de especie relacionado con las aceleraciones, los autores sugieren que los cambios desarrollados en la capacidad muscular pueden ser capaces de compensar el tamaño relativamente pequeño del ala.