Ciencia
Gays y lesbianas en la fiesta arcoriris del orgullo Gay. EFE

La polémica está servida. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Standford, la ha armado gorda.

Según el mismo, la inteligencia artificial puede determinar si alguien es heterosexual u homosexual a través de sus rasgos faciales con mayor precisión que una persona. Es una especie de 'radar gay'.

Según da cuenta 'El País', un algoritmo informático puede distinguir si un hombre es gay en hasta el 91% de los casos y si una mujer es lesbiana en el 83%, un porcentaje sensiblemente superior al del ojo humano, que acierta el 61% y el 54% de las veces respectivamente de acuerdo con la investigación.

El estudio, que ha sido adelantado por The Economist y que será publicado en el Journal of Personality and Social Psychology (Revista de Personalidad y Psicología Social), no solo es controvertido por la invasión en la intimidad que supone la posibilidad de detectar con una máquina la orientación sexual -imaginen qué ocurriría en los países donde la homosexualidad está prohibida si el uso de esta especie de radar gay se extendiera- sino que las asociaciones LGTBI+ (lesbianas, gais, transgénero, bisexuales e intersexuales) lo han criticado por las limitaciones que presenta: la muestra con la que se ha realizado la investigación, un total de 35.326 imágenes faciales, son todas de personas blancas y han sido tomadas de una web de citas.