Ciencia

Los cinco minutos de duración del cortometraje 'Stop the Horror' (Detener el horror) son demasiados para la mayoría de los espectadores, que dicen que no aguantaron más de 15 segundos delante de la pantalla. Por si este dato no fuera suficientemente aterrador, hay que añadir que la película se basa en una historia real.

Según informa el periódico 'Independent', el film recrea los últimos momentos de vida de un enfermo de cáncer terminal en un dramático impulso para legalizar la eutanasia voluntaria en Australia. El corto, dirigido por el cineasta australiano Justin Kurzel, forma parte de una campaña para legalizar la eutanasia en la provincia de Victoria, según recoge RT.

La cinta se basa en la muerte de Greg Sims, un hombre de 56 años que falleció en 2005 después de sufrir terribles dolores en sus últimos días en la cama del hospital. La película, gráfica y realista, muestra a Sims convulsionándose y retorciéndose de dolor mientras sus familiares asisten impotentes a la pesadilla del enfermo.