Ciencia
El 'crayón' ocre , la tiza de color más antigua del mundo. EP

Arqueólogos creen haber descubierto uno de los primeros ejemplos de tiza de color, posiblemente utilizada hace 10.000 años para aplicar color a las pieles de sus animales o para obras de arte.

El 'crayón' ocre fue descubierto cerca de un antiguo lago, ahora cubierto de turba, cerca de Scarborough, North Yorkshire, Inglaterra. Un guijarro ocre fue encontrado en otro sitio en el lado opuesto del lago.

El guijarro tenía una superficie muy estriada que probablemente haya sido raspada para producir un polvo de pigmento rojo. Esta tiza mide 22 mm de largo y 7 mm de ancho.

El ocre es un pigmento mineral que fue utilizado por los cazadores-recolectores prehistóricos de todo el mundo. Los últimos hallazgos sugieren que los humanos antiguos recolectaron ocre y lo procesaron de diferentes maneras durante el período Mesolítico.

Los objetos de ocre fueron estudiados como parte de una colaboración interdisciplinaria entre los Departamentos de Arqueología y Física en la Universidad de York, utilizando técnicas de vanguardia para establecer su composición.

Los artefactos fueron encontrados en Seamer Carr y Flixton School House. Ambos sitios están situados en un paisaje rico en prehistoria, incluido uno de los sitios mesolíticos más famosos de Europa, Star Carr.

Un colgante fue descubierto en Star Carr en 2015 y es el arte mesolítico más antiguo conocido en Gran Bretaña. Aquí, se encontraron más de 30 tocados de cuerno de venado rojo que pueden haber sido utilizados como un disfraz en la caza, o durante las actuaciones rituales de los chamanes cuando se comunican con los espíritus de los animales.

El autor principal, Andy Needham, del Departamento de Arqueología de la Universidad de York, dijo que los últimos descubrimientos ayudaron a comprender mejor la vida mesolítica.

"El color fue una parte muy significativa de la vida de los cazadores-recolectores y el ocre te da un color rojo muy vibrante. Es muy importante en el período mesolítico y parece usarse de varias maneras.

"Uno de los últimos objetos que hemos encontrado parece ser exactamente como un tiza de color: la punta está encarada y ha pasado de un extremo redondeado a un extremo muy afilado, lo que sugiere que se ha utilizado.

"Para mí es un objeto muy significativo y nos ayuda a construir una imagen más amplia de cómo era la vida en el área; sugiere que habría sido un lugar muy colorido".

El equipo de investigación dice que Flixton fue una ubicación clave en el período Mesolítico y los dos objetos ayudan a pintar una imagen vibrante de cómo las personas interactúan con el entorno local.

"El guijarro y la tiza se encontraban en un área ya rica en arte. Es posible que haya habido un uso artístico de estos objetos, tal vez para colorear pieles de animales o para su uso en obras de arte decorativas".