Ciencia
Avgi, que es traducido en inglés como Dawn, porque vivió en un período considerado como el amanecer de la civilización. PH
Los científicos, de hecho, decidieron llamarla Avgi, que es traducido en inglés como Dawn, porque vivió en un período considerado como el amanecer de la civilización

El masculino rostro de una adolescente de hace 9.000 años, cuyos restos fueron hallados en una cueva griega, ha sido reconstruído por científicos de la Universidad de Atenas y un arqueólogo sueco.

Los restos de la joven fueron encontrados en 1993 en la cueva de Theopetra en la región de Tesalia. Se remonta a un momento de la prehistoriaq en que los humanos estaban pasando de cazadores-recolectores a agricultores: el comienzo de la civilización.

Fue por esa razón que el equipo la llamó Dawn, que se traduce al griego como Avgi. Los investigadores creen que tenía entre 15 y 18 años de edad (basado en muestras de dientes y huesos) cuando murió de una causa aún no determinada.

Determinaron que ella sufría de anemia, escorbuto y dolencias en las articulaciones, informa Phys.org.

El equipo de reconstrucción estaba formado por un neurólogo, endocrinólogo, ortopedista, ortodoncista, radiólogo y un patólogo, todos de la Universidad de Atenas junto con el arqueólogo / escultor sueco Oscar Nilsson.

Para reconstruir la cara, el equipo comenzó escaneando la calavera e imprimiéndola con una impresora 3-D. A continuación, pegaron clavijas al cráneo impreso para mostrar qué tan grueso se suponía que era la carne en diferentes lugares. A continuación, se agregó material para simular el músculo, seguido de piel y ojos.

La figura resultante parece de naturaleza severa y algo masculina, lo que el equipo sugiere es probable que sea un rasgo común para la época.

También notaron que la joven tenía una mandíbula sobresaliente, lo que sugieren fue debido a la frecuente masticación de pieles de animales para suavizarlas, una práctica común de la gente en ese momento.

El equipo también agregó cabello negro oscuro y emplazó la figura sobre un torso que a su vez se instaló en un soporte para permitir la visión desde todos los ángulos. Se exhibe en el Museo de la Acrópolis.

Los investigadores explicaron al desvelar su trabajo que la idea era darles a las personas una idea de cómo era la gente del período mesolítico, que no es muy diferente de las que viven hoy en día.