Ciencia
Los vikingos. EP

El análisis de genomas humanos antiguos de 38 europeos del norte que datan de aproximadamente entre 7.500 y 500 años aC, constata un origen mestizo de los pueblos nórdicos.

El estudio del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, publicado este martes en 'Nature Communications', encontró que los sertes humanos se establecieron en Escandinavia inicialmente a través de una ruta por el sur y una ruta por el norte y que la llegada de la agricultura al norte de Europa fue facilitada por los movimientos de agricultores y pastores en la región.

El norte de Europa podría considerarse una etapa tardía en algunos aspectos de la historia humana: el asentamiento inicial de cazadores-recolectores ocurrió hace unos 11.000 años, después de la retirada de las capas de hielo persistentes del Pleistoceno, y mientras la agricultura ya estaba extendida en Europa Central hacía 7.000 años, este desarrollo llegó al sur de Escandinavia y al este del Báltico solo milenios después.

Varios estudios recientes de genomas humanos antiguos se han ocupado de los movimientos de población prehistóricos que trajeron nuevas tecnologías y estrategias de subsistencia a Europa, pero aún no se ha comprendido cómo afectaron al norte del continente.

Para este trabajo, el equipo de investigación, que incluyó a científicos de Lituania, Letonia, Estonia, Rusia y Suecia, reunió datos genómicos de 38 antiguos europeos del norte, de cazadores-recolectores móviles del Mesolítico (hace aproximadamente 12.000 a 7.000 años) y agricultores neolíticos en el sur de Suecia (hace aproximadamente 6.000 a 5.300 años) a los metalúrgicos de la Edad del Bronce Final en el Báltico oriental (aproximadamente 1300 a 500 aC).

Esto permitió a los investigadores descubrir aspectos sorprendentes de la dinámica de la población del norte de Europa prehistórico.

DOS RUTAS DE ASENTAMIENTO EN ESCANDINAVIA

El análisis previo de genomas humanos antiguos ha revelado que dos grupos genéticamente diferenciados de cazadores-recolectores vivieron en Europa durante el Mesolítico: los llamados cazadores-recolectores occidentales en lugares desde Iberia hasta Hungría, y los llamados cazadores-recolectores orientales en Karelia en el noroeste de Rusia.

Sorprendentemente, los resultados del estudio actual muestran que los cazadores-recolectores mesolíticos de Lituania parecen muy similares a sus vecinos occidentales, a pesar de su proximidad geográfica con Rusia. La ascendencia de los cazadores-recolectores escandinavos contemporáneos, por otro lado, estaba compuesta por cazadores-recolectores occidentales y orientales.

"Los cazadores-recolectores orientales no estaban presentes en la costa oriental del Báltico, pero un componente genético de ellos está presente en Escandinavia. Esto sugiere que las personas que llevan este componente genético tomaron una ruta norte a través de Fennoscandia en la parte sur de la península escandinava. Allí, se mezclaron genéticamente con cazadores-recolectores occidentales que vinieron del sur y juntos formaron los cazadores-recolectores escandinavos", explica el autor principal del estudi,o Johannes Krause, director del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

AGRICULTURA Y PASTOREO: IMPORTACIONES CULTURALES

La agricultura a gran escala comenzó en el sur de Escandinavia hace unos 6.000 años, aproximadamente un milenio después de que fuera común en Europa Central. En el Báltico oriental, los habitantes dependían únicamente de la caza, la recolección y la pesca durante otros 1.000 años.

Aunque algunos han argumentado que el uso de la nueva estrategia de subsistencia fue un desarrollo local, posiblemente adoptando las prácticas de sus vecinos de la agricultura, la evidencia genética descubierta en el presente estudio cuenta una historia diferente.

Los primeros agricultores en Suecia no descienden de los escandinavos mesolíticos, pero muestran un perfil genético similar al de los agricultores centroeuropeos; por lo tanto, parece que los centroeuropeos migraron a Escandinavia y trajeron tecnología agrícola con ellos.

Estos primeros agricultores escandinavos, al igual que los agricultores centroeuropeos, heredaron una parte sustancial de sus genes de los agricultores de Anatolia, que se extendieron por primera vez en Europa hace unos 8.200 años y pusieron en marcha la transición cultural hacia la agricultura conocida como la Revolución Neolítica.

Del mismo modo, se observa un recambio genético casi total en el Báltico oriental con el advenimiento del agro-pastoreo a gran escala.

Si bien no se mezclaron genéticamente con agricultores de Europa Central o escandinavos, comenzando alrededor del 2900 aC, los individuos en el Báltico oriental derivan gran parte de sus ancestros de los pastores nómadas de la estepa póntica del Caspio.

"Curiosamente, encontramos un aumento de la ascendencia cazadora-recolectora del Báltico oriental en esta población al inicio de la Edad del Bronce --explica la autora principal del estudio, Alissa Mittnik, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana--. La población local no fue completamente reemplazada, sino que coexistió y finalmente se mezcló con los recién llegados".

Esta investigación enfatiza las diferencias regionales de las transiciones culturales y prepara el escenario para análisis más profundos de periodos posteriores en la prehistoria del norte de Europa, como la Edad del Hierro y la Era Vikinga.