Ciencia
Papel Pinterest

El intestino humano contiene miles de tipos de bacterias que conviven en armonía, se les llama microbiota. Las heces contienen esta microbiota y usarla puede servir para recuperar la salud de un individuo combatiendo bacterias invasoras que desarrollan resistencia a los antibióticos, por ejemplo. El trasplante fecal de microbiota (FMT, por sus siglas en inglés) es la transferencia de esa materia de un individuo sano a uno enfermo para restablecer el equilibrio alterado a causa de alguna enfermedad o infección.

Esta intervención sirve como terapia para enfermedades como algunos tipos de esclerosis múltiple, diarreas crónicas, catarros permanentes o problemas estomacales graves. Y, nomalmente, la materia prima es fruto de las donaciones, pero ahora, en Australia, donde estas prácticas están teniendo una gran demanda, los donantes de heces recibirán dinero a cambio. Así lo ha informado el Centro Nacional de trastornos digestivos de Australia, donde se han realizado más de 10.000 trasplantes en poco menos de un año y medio, según recoge Beatriz de Vera, N+1.

Eso sí, aunque todos somos capaces de generar materia prima, no todo el mundo sirve y no todas las heces son igual de válidas. Los requisitos son, entre otros, llevar una vida saludable, una dieta equilibrada y no tener problemas intestinales. Y como la muestra tiene que ser reciente, es importante también que la persona viva a menos de una hora del centro de recogida de muestras.

¿Y cuánto puede pagarse por cada vez que vayas al baño? Hasta 40 dólares australianos (algo más de 30 dólares estadounidenses), lo que supondría para el que lo haga con regularidad unos 350 dólares a la semana. Nada mal pagado por algo que a nuestro cuerpo le sobra. 

El trasplante fecal parece una técnica reciente, y es cierto que ha sido durante los últimos diez años cuando se ha investigado y aplicado este tratamiento, pero la primera evidencia literaria de la administración fecal oral para el tratamiento de la intoxicación alimentaria y la diarrea se remonta al siglo IV en China, como se detalla en el primer manual chino de medicina de emergencia escrito por Ge Hong.

VÍDEO DESTACADO: El valiente que se juega el tipo para separar a dos canguros boxeadores