Ciencia
Jim Carrey y Jeff Daniels en la película 'Tonto y Retonto'. PD

La inteligencia es un concepto difícil de definir. Una definición sencilla la describe como la capacidad de generar información nueva combinando la que recibimos del exterior con aquella de la que disponemos en nuestra memoria.

Se trata de una capacidad general que implica varios factores: el pensamiento abstracto dirigido hacia la resolución de problemas o en la capacidad de adquirir conocimientos.

Durante el siglo pasado, el cociente intelectual de la población se incrementó en tres puntos en cada generación, lo que fue conocido como el efecto Flynn. Varias teorías han intentado explicar esta brillante explosión de la mente humana, como una mejor nutrición, el cuidado de la salud, la universalización de la educación e incluso la iluminación artificial. Sin embargo, esta tendencia parece haber sufrido un importante retroceso.

Investigadores noruegos han llegado a la conclusión de que la inteligencia de los jóvenes ha comenzado a caer al menos siete puntos por generación. Es decir, parece que nos estamos volviendo más tontos.

El descenso comenzó con los nacidos en 1975, que alcanzaron la edad adulta a principios de los años noventa. Según los autores del estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el motivo no es una cuestión genética, sino que se debe a aspectos ambientales como determinados cambios en la enseñanza o el sacrificio del hábito de la lectura en favor de los ordenadores y las pantallas.

 

Los investigadores noruegos afirman que el nivel de inteligencia de la humanidad está disminuyendo en las últimas décadas debido a  transformaciones medioambientales y a un cambio en el estilo de vida de las personas, según un artículo publicado este lunes en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS, por sus siglas en inglés), según RT.

Al decir de estos científicos, los resultados de pruebas de coeficiente intelectual (CI) aplicadas a cerca de 730.000 jóvenes noruegos en edad de cumplir el servicio militar obligatorio y efectuadas a lo largo de varias décadas, entre 1970 y 2009, muestran que se ha producido una disminución en el nivel de inteligencia, según wp.

Este dato contrasta con el llamado Efecto Flynn, nombre con el cual se designó un alza continua del CI sucedida durante la primera mitad del siglo XX y supuestamente de manera global, que según diversas teorías pudo deberse a una mejora sustancial de factores tales como la nutrición, la salud o la educación.

Ahora, según las conclusiones del nuevo estudio, el coeficiente intelectual de la humanidad no solo se ha estancado en las últimas décadas, sino que ha disminuido un promedio de 7 puntos por generación a causa de alteraciones en el medioambiente y cambios en el estilo de vida de las personas, aseguran los autores de dicha investigación.

Esos datos parecen ser refrendados por otra investigación, llevada a cabo en Reino Unido, que escudriñó en el CI de los británicos y determininó que ha disminuido entre 2,5 y 4,3 puntos desde 1945.

VÍDEO DESTACADO:La Inteligencia Artificial cambiará el modo en que hacemos medicina